Monday, November 17, 2008

Homesick de Miami !

Es mi segundo dia en San Antonio y estoy homesick de Miami. Es casi increible que estoy en Texas y me doy cuenta que el Caribe lo llevo muy dentro de mi, en las venas. Como no serlo si mi hijito adorado es Caribeno, el bello Ariel nacio en Miami de mama Venezolana y abuelo Pto Riquenio.

Pero para no desviarnos del tema estoy aqui en San Antonio extraniando el cafe Cubano de Miami. Si el cafe de San Antonio que preparan los Mexicanos sabe a agua de calcetin. Me encontre de repente extraniando a el programa de Alvarez Guedez en la radio en la estacion de Clasica 92.3, a Maria Elvira Salazar y Oscar Haza hechandole la culpa a Fidel Castro, y su hermano Raul, por todo lo que pasa en Miami. Si llueve en Miami, si sale el sol, si viene el huracan, o cualquier cosa es culpa de los hermanos Castro.

Me encontre que los Mexicanos me dicen qeu tengo acento Colombiano y no creen que sea Mexicano. El no ver maduros, tostones, moros con cristianos, ropa vieja, patacon, fufu, o mangu en el menu de comida me hizo suspirar extraniando a Miami y el recuerdo de mi esposa y mi hijito me hizo llorar.

Hoy fui por comida a un HEB y no vi malanga, boniato, o niame por mas que lo busque no lo habia. No habia cafe colombiano en el supermercado, ni otras cosas dela cocina Caribenia. Me sorprendio tambien que en la oficina no tuvieran la cortesia de invitarme un cafecito.

Fue como darme cuenta que soy tambien ya un pedazito Caribenio y rei para mis adentros recordando en mi mente la imagen de mi hijto sonriendo. Si la de ese pedazito nuestro que es una mezcla de Judio, Mexicano, Aleman, Espanol, Pto Riquenio, Venezolano, Frances, Escoces, y todo lo demas que traemos de herencia que no sabemos, es tambien Caribenio. Si el bello Ariel nacio bajo el sol de Miami y tiene un gran ritmo para tocar el tambor, sus maracas, pandereta, y en especial su huevito-maraca.

Hoy llore mucho al recordar que no estoy ahi para baniarlo, y para nuestro magico ritual de dormirlo despues de darle su biberon y ver como se va rindiendo poco a poco ante el suenio.
De no estar ahi para verlo sonreir cuando se levanta y jugar con el en la cama. Si nuestro hijo tiene una sonrisa encantadora que conquista a el mundo.

Tambien de saber qeu no estoy ahi para compartir el lecho con mi esposa, de saber que no estare ahi para ayudarla con las cosas basicas de la casa, los perros, y lo mas importante no expresarle lo mucho que le amo.

Si me encontre llorando por el pedazito del Caribe qeu me falta y que son mi Esposa y mi hijito, estoy homesick de Miami y mi familia.


... Los extranio!