Sunday, June 7, 2009

Simon Bolivar

Simón Bolívar was a complex man. He was an idealist, an aristocrat secure in his heritage and status, a well-educated man and deep-thinker who liked things done his way, a visionary and a revolutionary.

He was born on July 24, 1783 in Caracas, the son of well-to-do patricians, don Juan Vicente Bolívar y Ponte and his wife, doña Maria de la Concepción Palacios y Blanco, and his early years were filled with all the advantages of wealth and position.

Tutors provided an excellent grounding in the classics, including the history and culture of ancient Rome and Greece, plus the neo-classical principles popular in Europe at the time, particularly those of the French political philosopher Jean Jacques Rousseau.

His parents died when he was nine, and young Simón was left in the care of his maternal uncles, Carlos and Esteban Palacios. Carlos Palacios raised him until he was fifteen, at which time he was sent to Europe to continue his education with Esteban Palacios. On the way, he stopped in Mexico, where he astonished the Viceroy with his arguments for independence from Spain.

In Spain, he met and fell deeply in love with Maria Teresa Rodríguez del Toro y Alaysa whom he married in 1802, when he was nineteen. They went to Venezuela the following year, a fatal decision, for Maria Teresa died of yellow fever before the year was out. Heartbroken, Simón vowed he would never marry again, a vow he kept for the rest of his life.

Returning to Spain in 1804, Simón saw at firsthand the changing political scene when Napoleon proclaimed himself Emperor and set his brother Joseph on the Spanish throne. Disenchanted with Napoleon's reversal of his earlier republican stance, Simón remained in Europe, traveling, witnessing the change back to monarchy and empires. It was in Italy that he made his famous vow to never rest until South America was free.

On his way back to Venezuela, Simón visited the United States, where he no doubt saw the difference between a new independent country and the colonies of Spain in South America. In 1808, Venezuela proclaimed its independence from Spain and Andrés Bello, Luis López Mendez and Simón were sent to London on a diplomatic mission. Simón Bolívar returned to Venezuela on June 3, 1811 and in August made a speech espousing independence. He took part in the battle of Valencia under the command of Francisco de Miranda, known as the Precursor. Miranda was also born in Caracas, in 1750, and joined the Spanish army. He was an experienced soldier, having fought in the American Revolution and the French Revolutionary Wars, and in the service of Catherine the Great, before joining the the revolutionary efforts in Venezuela in 1810.

Miranda acted as dictator of Venezuela until the Spanish royalist forces overturned the victory at Valencia and imprisoned him. Simón Bolívar went to Cartagena, where he wrote the Cartagena Manifesto in which he argued for cooperation between Venezuela and New Granada to secure their independence from Spain.

He was successful, and with support from New Granada, which then comprised Colombia, Panama and part of modern day Venezuela, invaded Venezuela. He took Merida, then Caracas, and was proclaimed El Libertador. Again, success was temporary and he was forced to seek refuge in Jamaica, where he wrote the famous Letter from Jamaica. After Miranda's death in 1816, and with help from Haiti, Bolívar returned to Venezuela in 1817 and continued the battle.

The Battle of Boyaca on August 7, 1819 was a great victory for Bolívar and his forces. The Angostura Congress founded Gran Colombia from the present-day countries of Venezuela, Colombia, Panama, and Ecuador. Bolívar was named president and continued to solidify the new independence with continuing battles against Spain with Antonio José de Sucre, the military genius who acted as Bolívar's chief lieutenant; Francisco Antonio Zea, vice-president from 1819 to 1821; and Francisco de Paula Santander, vice-president from 1821 to 1828.

By this time, Simón Bolívar was well on his way to becoming the most powerful man in South America.

In the years following the Battle of Boyaca, Spanish controls were overcome and the royalists defeated. With Antonio José de Sucre's decisive victory at the Battle of Pichincha on May 23, 1822, northern South America was liberated.

Simón Bolívar and his generals now turned to southern South America. He prepared his armies to liberate Peru. He set up a meeting in Guayaquil, Ecuador, to discuss strategy with José de San Martín who was known as the Liberator of Chile and Protector of Peru, as well as the Knight of the Andes and Santo de la Espada for his victories in Argentina and Chile.

Simón Bolívar and José de San Martín met privately. No one knows the words they exchanged, but the result of their discussion left Simón Bolívar as general in chief. He turned his energies to Peru, and with Sucre, defeated the Spanish army in the Battle of Junín on August 6, 1824. Following that with the victory of the Battle of Ayacucho on December 9, Bolivar had accomplished his goal: South America was free.

Simón Bolívar was the most powerful man in South America.

He turned his efforts to establishing governments in the mold he'd visualized for years. By August of 1825, he was ready. On August 6, 1825, Sucre convened the Congress of Upper Peru which created the Republic of Bolivia in honor of Bolívar. Simón Bolívar wrote the Bolivian Constitution of 1826, but it was never enacted.

In 1826, Bolívar called the Congress of Panama, the first hemispheric conference. Simón Bolívar envisioned a united South America.

That was not to be.

His dictatorial policies chafed some of the leaders. Separatists movements sprang up. A civil war resulted in the dissolution of Gran Colombia into separate countries. Panama was part of Colombia until it seceeded in 1903.

Simón Bolívar, following an assassination attempt which he believed involved Vice-President Santander, resigned his office in 1828. Defeated and bitter, suffering from tuberculosis, he withdrew from public life. At his death on December 17, 1830, Simón Bolívar was hated and reviled. His last proclamation reveals his bitterness when he speaks of devoting his life and fortune to the cause of liberty, his treatment by his enemies and the theft of his reputation. Yet, he forgives them, and exhorts his fellow citizens to follow his precepts and hopes that his death will ease the troubles and unite the country.

What happened to the countries Simón Bolívar liberated?

José Antonio Páez led a separatist movement which in 1830 made Venezuela an independent state. During much of its history since then, the nation has been dominated by caudillos (military dictators) from the landholding class.

General Sucre served as the first president of Bolivia from 1825 to 1828, the year he foiled an invasion from Peru. He was succeeded by Andrés Santa Cruz who had served as Bolívar's revolutionary chief of staff. In 1835, Santa Cruz attempted a union between Bolivia and Peru by invading Peru and becoming its protector. However, he lost the battle of Yungay in 1839, and fled to exile in Europe. Coups and revolutions occurring almost annually have since characterized Bolivia's political history.

Ecuador, when it was first designated a country, was about four times the size it is now. It lost territory in continuing border struggles with Colombia and Peru, some of which are still under dispute. Political squabbles between the conservatives who wanted to preserve the status quo of oligarchy and church, and the liberals who wanted social reform, continued throughout the next century.

Peru battled boundary disputes with neighboring countries. Peruvian society was dominated by the wealthy oligarchy who kept many of the Spanish colonial customs, alienating them from the poor, mostly of indigenous descent. Revolts and dictatorships became the norm of political life.

In Colombia, political and economic rivarly between the different social groups plunged the country into civil wars and dictatorships. This continued into the twentieth century. In an attempt to overcome the regional conflict and dissension, the country was given a new Constitution and, in 1863, turned in a Federation of nine states called the United States of Colombia.

Long after his death, the reputation of Simón Bolívar was restored and today he is revered as South America's greatest hero, The Liberator. In Venezuela and Bolivia his birthday is celebrated as a national holiday. Schools, buildings, children, towns in South America and abroad are named for him.

His legacy continues.

Lo que Bolívar dejó sin hacer, sin hacer está hasta hoy. Porque Bolívar tiene que hacer en América todavía.

What Bolívar left undone, is still undone today. Bolívar has things yet to do in America.
(translation by your Guide)

This statement by José Martí, Cuban statesman, poet, and journalist (1853-1895) who devoted his life to ending colonialism in Cuba and other Latin America countries, still resounds today. Considered one of the great writers of the Hispanic world, José Martí's thoughts have influenced many of the political leaders who followed him.

Martí believed that freedom and justice should be the cornerstones of any government, which sounds at odds with Simón Bolívar's ideas how a government should be run. Bolívar's republicanism was based on his ideals, and his interpretation of the ancient republic of Rome and contemporary Anglo-French political thought.

In essence, these are the main tenets:

1. Order as most important necessity.
2. Tricameral legislature with varied and broad powers composed of
* A hereditary and professional Senate.
* A body of Censors composing the state's "moral authority".
* A popularly elected legislative assembly.
3. A life-term executive supported by a strong, active cabinet or ministers.
4. A judicial system stripped of legislative powers.
5. A representative electoral system.
6. Military autonomy.
Biblioteca Virtual de Simón Bolívar

The growth of the Bolivaran Republic in Latin American politics today is based on these principles of Simón Bolívar and Martí's statement. With the election of Hugo Chavez as president of Venezuela, and the transition of the country to the Bolivarian Republic of Venezuela, many of Bolivar's principles are translated into today's politics.

p] Using Bolívar's promise of Unidos seremos invencibles (united, we will be invincible), "President Chávez and his followers never hid their revolutionary intention of replacing traditional Venezuelan leaders and writing up new rules of the game that would increase participation, reduce corruption, promote social justice, inject greater efficiency and transparency into governmental processes and giver greater protection to human rights."
The Bolivarian Republic of Venezuela

Once in power, President Chavez turned his attention to a new constitution, where Article 1 reads:

"The Bolivarian Republic of Venezuela is irrevocably free and independent and supports its moral patrimony and liberty values, equality, justice and international peace, according to the doctrine of Simon Bolivar, the Libertador. Independence, liberty, sovereignty, immunity, territorial integrity and national self-determination are mandatory rights." (Asamblea Nacional Constituyente, Constitución Bolivarina de Venezuela, 1999)
Republica Bolivariana de Venezuela

Whether the Bolivarian Republic of Venezuela will be successful is still undetermined. But one thing is sure: the development under the new constitution and the results are under careful scrutiny. And some opposition.

Afromexicanos, una historia de discriminación

Morenos, negros, afromestizos o afromexicanos no son sólo palabras compuestas. Quienes lo son, conocen que su origen es de África, que fueron traídos como esclavos y que aquí en México se mezclaron con personas blancas e indígenas.

En Oaxaca, Guerrero y Veracruz, que es donde radica la mayoría de esta población, también saben que aunque han cambiado las cosas, prevalece la discriminación las condiciones de marginalidad, pobreza y exclusión.

Se evidencia con el hecho de que 73.9% no tiene derecho a servicios médicos, que de los que trabajan 95% no tiene vacaciones pagadas y que 94.3% no recibe aguinaldo.

Esto, según los resultados de una investigación llamada “Procesos de Construcción de identidad, condiciones de vida y discriminación: Un estudio comparativo de comunidades afrodescendientes en México”, coordinada por Julia Isabel Flores, del Área de Investigación Aplicada y Opinión del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

De acuerdo con el estudio en el que participaron integrantes de ese instituto como Mónica Maccisse, Florence Léze y Arturo Mondragón Lule, no tiene derecho a servicios médicos en Guerrero 80.5%; Oaxaca 63.5% y Veracruz 26.8%.

La pobreza, el olvido hacia esta gente y la ausencia de una adecuada educación e incluso la propia necesidad, también deriva en que exista un alto índice de mujeres adolescentes embarazadas entre 13 y 15 años. Veracruz, ocupa el primer lugar nacional en embarazos adolescentes.

“Las jovencitas salen de la secundaria y ya se van a trabajar de criadas con los riquillos de aquí o cerca, a Pinotepa o con su marido se van y ni la secundaria acaban”, según un testimonio recabado en El Ciruelo, Oaxaca.

Para la investigación se realizó una encuesta con 380 cuestionarios de hogar y de opinión. Además se realizaron discusiones con nueve grupos en los que intervinieron mujeres, varones, líderes y jóvenes en tres comunidades; se aplicaron 30 entrevistas de profundidad, entre otras cosas.

Los especialistas recogieron los elementos de la organización social (roles, reglas, precedentes y redes) que contribuyen a la cooperación y acción colectiva de beneficio mutuo.

Explora también, los valores, actitudes, normas y creencias que predisponen a la comunidad a realizar este tipo de acciones, señalando los elementos que las obstaculizan.

De ahí, se recoge el hecho de que en general, todos aceptan la denominación de afromestizos y saben que en la medida en que son una mezcla, los consideran que llamarse afromestizos es adecuado, aún más que afrodescendientes.

La mayoría opina que decirse negros no es despectivo en sí mismo, pero sí depende del tono en el que se diga. Morenos es la mejor palabra para nombrarlos. Cuando se autodescriben el color es el primer elemento que aparece para caracterizarse como morenos o afromestizos: piel oscura.

Las características físicas que señalan son: que tienen el pelo chino, el ser cuculustle, puchungo.

Resaltan las curvas de la mujer, su buen cuerpo y la nariz chata, piel, pelo y labios gruesos, son algunas de las cualidades físicas que, dicen, los distinguen.

Algunos afirman que se sienten negros no por el color, sino por los aspectos culturales de la raza. “La gente morena tiene un gran corazón por ser bullangueros, alegres, les gusta cantar y les gusta bailar, el negro se ve en la fiesta.

“Son sociables, amigables, deportistas entre lúcidos y fachosos y en general quieren ser el centro de atención. Somos expresivos y nos gusta decir lo que sentimos”.

Las propias mujeres asumen que quien manda es el hombre, dan por hecho que él es el que lleva el control en el hogar y en su propia sociedad, sienten como natural la obediencia hacia el varón.

Perciben entre las desventajas de ser afromestizos: el que no han sabido aprovechar la zona climática ni los recursos naturales que tienen a su alrededor.

Que a pesar de ser alegres y agradables, eso no ha servido para motivar a la comunidad para estar más organizados.

Coinciden en que por ser afromestizos y vivir en la zona en la que viven no tienen oportunidades de estudiar, tienen recursos económicos muy escasos y muy poco apoyo gubernamental.

No obstante, el 73.6% dice que ser negros es de mucho orgullo; poco 15.2%; nada 5.4%; otro 1.6% y no supo 4.2.

Entre las ventajas señalan la belleza y fortaleza física; buenos para los deportes; fortaleza sexual; buen carácter; buen gusto para vestir; alegría y amabilidad y capacidad de soportar climas difíciles.

Negros en México,

sin presencia en la

historia nacional

La discriminación silenciosa, que se combina con la “invisibilidad” de los negros mexicanos, lejos de revertirse, se acentúa. “Las minorías no tienen posibilidades, pues en toda sociedad son olvidadas y la de México no es la excepción”.

El sacerdote misionero Glyn Jemmott, quien trabaja en la localidad de El Ciruelo, municipio de Pinotepa Nacional, Oaxaca, resalta que de hecho “la conciencia de la negritud en México es muy reciente”.

No hay un número real de cuántos existen en el país, pero señala durante una entrevista que se habla del 2 al 9% de la población nacional.

“Lo que sí es una realidad es que falta mucho para que el afromexicano sea parte del diálogo, es el ausente e incluso, no figuran en el mapa”, dice.

Anallely Rodríguez Torres, junto a sus compañeras de estudio Anahí Torralba Loredo y Dania Bracamontes Salinas, coinciden en que una vez que terminen sus estudios, uno de los retos no sólo será irse a otro lugar a estudiar o trabajar, sino enfrentarse al rechazo y discriminación que enfrentan en las ciudades por ser negros.

“Nos ven mal, cuando llegamos a ir a otro lado se nos quedan viendo y nos dicen muchas veces: ‘esa cubanita’ o nos preguntan de dónde somos y no nos creen que somos mexicanas, pero sí nacimos en México, aquí en El Ciruelo”, comenta Anallely Rodríguez.

Anhaí y Dania intentan matizar lo que dice su compañera: “Si nos ven mal, pero también hay gente que dice que somos guapas, que tenemos buen cuerpo, que somos muy alegres y que bailamos bien”.

Aunque vuelven a reconocer que sus oportunidades son limitadas y la pobreza en la que viven es un factor preponderante. Por ello, muchos se van a otras ciudades o a Estados Unidos.

“Quisiéramos una mejor escuela, más espacios para que estemos los jóvenes, como una cancha de futbol rápido, una mejor biblioteca y que mejoren los servicios en nuestra comunidad”.

Sin reconocimiento los negros en Mexico

Sin reconocimiento

Para la antropóloga de la Universidad Veracruzana, Sagrario Cruz Carretero, especialista en el tema, en México es un insulto referirse a alguien como negro y, de hecho, muchas familias no sólo ignoran, sino que tampoco quieren saber si tienen orígenes africanos.

Mientras los indígenas tienen reconocimiento, los descendientes de africanos traídos a México durante la Colonia no son contabilizados ni reconocidos como una población con cultura y características propias.

Ser negro en México es motivo de burla y homenaje a la vez. Curiosamente, se trata de una población que oficialmente no existe a pesar de que la Constitución indica que todos somos iguales.

Día a día, añade la especialista, la realidad demuestra que en el país se niega la personalidad jurídica específica para los negros, no obstante existe un autoreconocimiento del ser, así como un reconocimiento de otros que los definen como negros.

La población negra llegó a México tras la Conquista, procedente de África principalmente, y es considerada como nuestra tercera raíz, junto con los europeos. Actualmente, la población negra no cuenta con una situación judicial diferenciada, no hay un documento oficial que indique una categoría racial diferencial.

el racismo es una actitud persistente en todos los lugares donde coexisten grupos diferenciados. Es una actitud fuertemente arraigada en la cultura mexicana, que se evidencia en los medios masivos de comunicación, especialmente en la televisión: "Entre más güeritos mejor"

Mexico Barbaro!

El objetivo de éste libro, fue en su momento, tratar de comunicar a las personas de la situación que vivía México en esa época, todas las redacciones, vivencias, textos y entrevistas de John Kenneth, son plasmadas de una forma ya tangible que muestra a quien lea éste texto, lo que México estaba viviendo y para personas como nosotros, o sea que lo estamos leyendo años después de que sucedió, nos da a entender, y más que nada valorar, el sentido que tiene en la actualidad de libertad, se hace mucho más entendible el hecho de que la “esclavitud” estuvo en algún momento, y que de hecho existió, y el libro está narrado de una manera que te puedes dar cuenta de que las “luchas” son algo más que simple historias de texto trilladas, sino más bien un acontecimiento, súbito, real, y más que nada verídico.

El libro se divide en los siguientes capítulos:

I. Los esclavos de Yucatán.

Las primeras experiencias que este gran periodista tuvo en México fueron la forma en que los magnates del henequén, que es la planta que cultiva la región desde hace ya varios siglos. Hacían trabajar a indios mayas y yaquis (que por cierto el gobierno mandó llevarlos hasta ahí desde el norte del país donde vivían muy tranquilos)en las grandes haciendas donde vivían encerrados en jaulas para que no se escaparan. Narra también la forma en como los ricos hacendados hacen alarde de la esclavitud en complicidad con el gobierno.

El principal entre los reyes del henequén de Yucatán es Olegario Molina, ex gobernador del Estado y secretario de Fomento de México. Sus propiedades, tanto en Yucatán como en Quintana Roo, abarcan 6 millones de Has.: un pequeño reino.

Los hacendados no llaman esclavos a sus trabajadores; se refieren a ellos como “gente” u “obreros”, especialmente cuando hablan con forasteros.

Esclavitud quiere decir propiedad sobre el cuerpo de un hombre, tan absoluta que este puede ser transferido a otro; propiedad que da al poseedor derecho de aprovechar lo que produzca ese cuerpo, matarlo de hambre, castigado a voluntad, asesinarlo impunemente.

II. El exterminio de los Yaquis.

Narra con gran lujo de detalle sus investigaciones sobre el origen de los conflictos de los indios yaquis del norte de México con el gobierno, a tal grado que para poderlos exterminar se les enviaba hasta la península de Yucatán, al sur del país, para que sirvieran como esclavos en las haciendas henequéneras, donde morían a los seis meses por los malos tratos y el clima diferente.

Trata de transmitir la manera en que vivían los indios yanquis de Sonora.

Habla y describe detalladamente y principalmente, las razones que tuvieron los yanquis para su “rebelión”, de la manera en cómo confiscaban sus tierras, de los medios en que el ejército se basaba para todos sus castigos y maltratos. Comunica también las partes del estado que estaban en desacuerdo de esto, pero que sin embargo vivían del sistema, y de la radical orden que dio el presidente Porfirio Díaz para neutralizar completamente a los yanquis, para más tarde deportarlos todos a Yucatán.

Todas las personas que eran recogidas para ser enviadas al exilio, embarcaban en el puerto de Veracruz para más tarde ser trasladados a fincas bajo los maltratos de los ricos, prepotentes y déspotas dueños en Yucatán.

Río Blanco es una localidad que por su ubicación, a parte de tener buen clima y bonitos paisajes tiene buena localización sobretodo para la energía hidráulica.. es la fabrica de textiles más grande y moderna que había en el mundo, y con mayores utilidades en comparación de su inversión. Ahí sólo hay trabajadores mexicanos, hombres, mujeres y niños que laboran 13 horas diarias. Esa fábrica lleva 16 años ahí, pero el pueblo se divide de antes y después de la huelga. Debido a que en México no habían leyes que protegieran a los trabajadores, ni sus garantías, ni que regularan las normas con las que las empresas trabajaran, los trabajadores de Río Blanco, no sólo con no estar conformes con respecto a sus jornadas ni a sus salarios, tenían que pagar renta de un cuarto que les alquilaban, y recibir los maltratos de sus jefes.

Los obreros crean el “Círculo de obreros”, pero cuando es descubierto, se crea una orden general para prohibir visitas y encarcelan inmediatamente a principales sospechosos. Los trabajadores de Puebla se ponen también en huelga y piden ayuda, así varias fábricas suspendieron sus actividades. Los trabajadores de Río Blanco, crean la ofensiva, y se ponen 2 meses en huelga con el simple alimento de las montañas, hasta que hartos de eso, recurren a Porfirio Díaz, pidiéndole ayuda y prometiendo aceptar cualquier decisión suya. Díaz manda hacer una falsa investigación y dice que reanuden las actividades.

Los obreros aceptan porque fue algo en que quedaron con Díaz, pero necesitan provisiones para agarrar las fuerzas perdidas, así que van a la tienda por maíz y frijoles y éstos les son negados, así que toman por la fuerza las provisiones y queman la tienda, enseguida los soldados empiezan a disparar a quemarropa. No hay cifras oficiales de los muertos, pero no cabe duda de que si hubiera serían falsas.

El gobierno realizó varios esfuerzos para ocultar la matanza, pero llegó a oídos de toda la nación, fue una masacre total.

Lo único que los obreros ganaron fue que Díaz quitó las tiendas, y ya ellos podían comprar lo que quisieran en donde quisieran.

Pero eso no borra lo que los testigos vieron y sobrevivientes experimentaron, y desde ese entonces Río Blanco no podrá volver a ser como antes.

Porfirio Díaz, tras derrocar a Lerdo, se reeligió en múltiples ocasiones hasta poder contarse 34 años en el poder.

Empezó su carrera como estadista y es cierto que fue un soldado muy destacado, pero eso no justifica que haya llegado al poder a perturbar la “paz” en la que vivía nuestro país.

III. En la ruta del exilio.

Con un ameno estilo el escritor relata sus experiencias al acompañar en su viaje por tren a los indios yaquis desterrados a Yucatán. Ahí es testigo de la forma en que familias enteras son desmembradas cruelmente y como al llegar a su destino los hacendados casaban a las mujeres con extraños para crear nuevas familias que produjeran más mano de obra.

Los Yaquis se dirigen a Yucatán, al llegar a puerto Guaymas, abordan en un barco de guerra del Gobierno hasta el puerto de San Blas. Después de casi cuatro o cinco días de travesía, desembarcan y son conducidos a pie a través de una de las sierras mas abruptas de México, desde San Blas a Tepic y desde Tepic a San Marcos.

Los yanquis son enviados a las fincas henequeras como esclavos. Se les contrata como muebles; son comprados y vendidos, no reciben jornales; pero los alimentan con frijoles, tortillas y pascado podrido.

Los yaquis son “indios”, no son blancos; pero cuando se conversa con ellos en un lenguaje mutuamente comprensible, queda uno impresionado por la similitud de los procesos mentales del blanco y el moreno.

El Gobierno mexicano prohíbe el divorcio y, por lo tanto, volverse a casar; pero para el hacendado yucateco todo es posible. Para una mujer yaqui, un hombre asiático no es menos repugnante que para una mujer norteamericana; sin embargo, una de las primeras barbaries que el henequero impone a la esclava yaqui que acaba de ser privada de su marido legal a quien ama, y obligarla a casarse con un chino y vivir con el.

El amor de los yaquis por quien los ha criado es grande y varias de las mujeres mas jóvenes contaban los detalles de la separación de sus madres. Hablaron otra vez de sus maridos.

IV. Los esclavos contratados de Valle Nacional.

Un relato interesante de uno de los lugares más temidos del México de principios del siglo XX, la región tabacalera de Valle Nacional en el estado sureño de Oaxaca. Los esclavos que trabajaban en las haciendas tabacaleras eran gente que era traída desde todos los puntos de la república ya fuera por medio de contratos falsos, por arresto policiaco o bien por secuestro descarado. Las condiciones de trabajo, iguales para hombres, mujeres y niños, hacían que cualquier trabajador solo aguantara de tres a cinco meses; tiempo después, cuando el agotamiento, el hambre y las palizas minaban su salud, los patrones se deshacían de ellos arrojándolos a los pantanos, donde eran devorados por los cocodrilos sin importar que estuvieran muertos o agonizantes.

En Yucatán, los esclavos mayas mueren mas rápidamente de lo que nacen, y dos tercios de los esclavos yaquis mueren rápidamente el primer año después de su llegada a la región; pero en Valle Nacional todos los esclavos, con excepción de muy pocos a caso 5% rinden tributo ala tierra en un lapso de siete u ocho meses.

Valle Nacional se encuentra a tres horas de viaje de Córdoba y dos de El Huele. Los viajeros perdidos llegan a veces hasta Tuxtepec, la ciudad principal del distrito político; pero nadie va a Valle Nacional si no tiene algún negocio.

El jefe político es un funcionario publico que rige un distrito político, correspondiente a lo que se llama “condado” en los Estados Unidos. A su vez se suele nombrar a los alcaldes de los pueblos de menor categoría que están bajo su autoridad, así como a los funcionarios de importancia. No tiene ante quien rendir cuentas excepto su gobernador, y a menos que el presidente de la republica resuelva intervenir.

La quinta parte de los esclavos de Valle Nacional son mujeres y la tercera parte niños menores de 15 años. Estos trabajan en los campos con los hombres.

V. En el valle de la muerte.- Más interesantes relatos sobre la vida de los esclavos en las haciendas tabacaleras de Valle Nacional.

“Notábamos en la gente mayor horror por la región. Ninguno había estado allí, pero todos habían tenido rumores; algunos habían visto a los supervivientes y la vista de esos cadáveres vivientes había confirmado tales rumores. Al bajar del tren en Córdoba vimos que cruzaba el anden una procesión de 14 hombres; dos adelante y dos detrás de la fila, con rifles, y los diez restantes con brazos amarrados a la espalda y las cabezas bajas”.

VI. Los peones del campo y los pobres de la ciudad.- Si los trabajadores rurales del México porfiriano no eran nada afortunados, las condiciones de vida en las ciudades mexicanas de principios del siglo XX no eran nada envidiables. El autor nos cuenta sus visitas a los albergues para gente de clase trabajadora, donde por tres centavos podían rentar un pedazo de suelo en una habitación para pasar la noche, habitación que llegaba a alojar hasta doscientos huéspedes sin distinción de sexo, situación que originaba condiciones de promiscuidad. También hace referencia a las condiciones insalubres de los barrios pobres.

VII. El sistema de Díaz

La esclavitud y el peonaje de México, la pobreza y la ignorancia y la postración general del pueblo se deben, en mi humilde opinión, a la organización financiera y política que en la actualidad regle en ser país. El sistema del general Díaz. El general Díaz instituyo un sistema propio, en el que su propia persona es la figura central y dominante; En la que su capricho es la constitución y la ley, es el sostén principal de la esclavitud, y los interese Norteamérica con constituyen la fuerza determinante para que continué la esclavitud . En todo el mundo se habla de México como de una republica.. Juárez fue reconocido en México y fuera de México como uno de los más hábiles y generosos patriotas. Pero Díaz durante 9 años se porto como un rebelde ordinario, con el apoyo de bandidos, criminales y soldados.

En contrae de la voluntad de la mayoría del pueblo, el general Díaz tomo la dirección del gobierno hace 34 años en otras palabras el general Díaz con una habilidad que nadie puede negar, que se apropió de todos los poderes que había en el país excepto la nación misma. Por una parte ejercía una dictadura militar y por la otro disponía de una camarilla financiera. Tan inevitable como la oscuridad de la noche desmoralización general, depravación. El botín más grande que enriqueció a Díaz fue durante mucho tiempo la confiscación de tierras del pueblo, uno de de los principales métodos para despojar de sus tierras en general a sido la expedición de la ley del registro de la propiedad patrocinada por Díaz, otro m medio favorito para confiscar pequeñas propiedades consiste en señalar arbitrariamente los impuestos estatales.

La historia mexicana de la ultima generación esta plagada de matanzas causadas por este proceder de Papantla, varios regimientos de soldados de línea que mataron a unos 400 campesinos antes de que pudiera desalojarlos de las tierras de Temosa chic los muertos fueron entre 800 y 2000.

El soborno es una institución establecida en las oficinas publicas mexicanas y reconocida como un derecho que corresponde al funcionario que ocupa el puesto, nunca se aplica la acción publica para mejorar las condiciones de vida del pueblo humilde; es opción solo tiene la mira de asegurar cada vez mas la posición del gobierno. Díaz estima el capital extranjero porque este significa el apoyo de los gobiernos extranjeros.

En este capitulo se intento ofrecer al lector uno de los medios que el general Díaz implementa para obtener apoyo para su gobierno, en resumen por medio de los cuidados repartos de los puestos públicos, de los contratos y privilegios especiales de diversa índole.

Gradualmente el país ha caído en manos de sus funcionarios, de sus amigos, y de los extranjeros, el pueblo ha pagado, con el peonaje y la esclavitud, a partido la libertad, la democracia y la bendición del progresa.

VIII. Elementos represivos del régimen de Díaz.

Un sistema monstruoso de opresión dictatorial no puede existir sin los elementos necesarios de intimidación a la población. En este capítulo se hace referencia a la importancia para el gobierno de Díaz de contar con un elevado número de soldados, policías y rurales que se encargaban de "poner orden" entre la aterrorizada población así como de secuestrar gente para enviarla a trabajar a las haciendas de Valle Nacional y de eliminar a quienes se atrevían a criticar ese sistema inhumano de vida. También se describe a las principales prisiones del país en esa época.

IX. La destrucción de los partidos de oposición.

Cuenta con toda claridad la forma en que muchos mexicanos patriotas murieron por tratar de sacar a su pueblo de la esclavitud.

X. La octava elección de Díaz por “unanimidad”.

Díaz se había mantenido a la cabeza del gobierno por mas de una generación desde 1876. En 1910 Díaz fue electo por octava vez. Seria bienvenido un partido de oposición en la republica mexicana, dijo Díaz. La declaración de que apoyaría un movimiento en este sentido parecía una paradoja demodé que hombre inteligentes del elemento progresista se unieron para proyectar un movimiento sin estar en oposición directa contra Díaz. El plan consistió en recomendar al presidente retener el puesto y al mismo tiempo pedirle que permitiera al país elegir con libertad un vicepresidente, en poco tiempo se habían organizado no menos de 500 clubes que en 1909 celebraron una convención en la capital. No paso mucho tiempo sin que resaltara el hecho de que en caso de haber elección el candidato de los liberales ganaría.

Tan pronto este movimiento adquirió popularidad Díaz actuó para destruirlo a pesar del orden que prevalecía en sus asambleas.

En julio, un comité relacionista de la ciudad de México efectuó un mitin en Guadalajara con un auditorio compuesto por estudiantes demócratas los muertos y heridos eran de 12 a 35 y mil detenidos.

Después siguió una larga lista de arresto de miembros del movimiento demócrata. Muchos fueron fusilados.

Cuando había elecciones fuera de las casillas se colocaban tropas federales que prohibían a los demócratas votar al mismo tiempo se implementaron otras medias ridículas.

A pesar de todo las ambiciones democráticas del pueblo se habían elevado en tal forma que no podían ser anuladas. Del atrevimiento de solo postular al vicepresidente se paso a postular a un posible presidente, Francisco I Madero. Pero todos los miembros de los clubes fueron encarcelados. El día de las elecciones los candidatos del partido demócrata fueron secuestrados.

Posteriormente las elecciones se llevaron acabo en una farsa total. Por lo cual supuestamente Díaz había sido reelegido por octava vez y por unanimidad.

XI. Cuatro huelgas mexicanas.

Aunque hubo muchos acontecimientos que mancharon de sangre las manos de Porfirio Díaz, las huelgas de Cananea (Sonora) y Río Blanco (Veracruz)son los hechos más horribles de represión y de injusticia que se conozcan no solo en México, sino en el mundo entero. El autor narra paso a paso los incidentes que se fueron presentando en el transcurso de las huelgas y la forma cruel en que el estado ordenó la masacre inmisericorde del pueblo trabajador que se atrevió a pedir sus derechos.

Son estos los capítulos más sobresalientes del libro, donde también el autor nos muestra un retrato de la personalidad del asqueroso dictador y un análisis de la personalidad del pueblo de México, a quien reconoció habilidades extraordinarias para el trabajo tanto físico como intelectual. El libro termina con un llamado a todas las mentes sensatas de su tiempo para denunciar el sistema de Díaz, al mismo tiempo que el autor muestra su vergüenza de ser ciudadano de un país cómplice de la esclavitud de un pueblo humilde y pacífico.

XII. Criticas y comprobaciones

El contenido de esta obra causó una ola de comentarios lo mismo en Estados Unidos y México. A pesar de todas la pruebas mostradas los norteamericanos defendieron al presidente mexicano.

Muchos de estos veían en el General Díaz a una persona bondadosa incapaz de someter a un país entero al sufrimiento de la esclavitud y del peonaje.

La mayoría de los norteamericanos no conocían realmente las condiciones en que estaba la población de México, ya que Vivian completamente engañados, pues se les hacia creer que México era un país lleno de oportunidades para todos en el que los trabajadores contaban con las mejores condiciones para laborar.

Por lo contrario los inversionistas norteamericanos a pesar que conocían las verdaderas condiciones, optaron por negarlo ya que este sistema favorecía sus ganancias. Pues el contar con esclavos era muy importante ya que ahorraban cada centavo en alimentación, vivienda, salud de los trabajadores sin que nadie dijera nada.

Por esto nunca se supo la verdad a ciencia cierta pues el complot cegaba a todos los que nunca habían estado en México, frente a la esclavitud, el hambre y las condiciones de retraso educativo e industrial.

A pesar que las pruebas estaban ahí nos cerramos a creer el cuento de hadas que nos dieron los inversionistas norteamericanos y el Gobierno de Porfirio Díaz.

XIII. El contubernio de Díaz con la prensa norteamericana

Si existe alguna combinación de interés en los Estados Unidos que ejerza una influencia tan poderosa como la del presidente Díaz sobre la prensa norteamericana.

Existe una extraña, hasta misteriosa resistencia en los poderosos periodistas norteamericanos para publicar cualquier cosa que perjudique al gobernante mexicano.

Díaz controla todas las fuentes de noticias y los medios de transmitirlas. Los periódicos se suprimen o subsidian a capricho del gobierno.

Por el deseo de obtener sórdidas utilidades, se han dejado a un lado los principios de decencia y humanidad que en el consenso universal se admiten como los mejores para el progreso del mundo.

Todos los directores de periódicos que se atrevían a dar a conocer algún articulo que pudiera afectar al General Porfirio Díaz son perseguidos, multados, censurados y saqueados e incluso se les da el exilio.

Pues afectan los intereses de los inversionistas norteamericanos.

También hay periódicos que favorecen el sistema Díaz ya que los directores de estos tienen negocios en México y muchos de ellos siguen manteniendo a los esclavos sin ningún remordimiento.

XIV. Los socios norteamericanos de Díaz

Los Estados unidos son socios en la esclavitud que existe en México, son responsables, en parte, del predominio del sistema de esclavitud en México, me refiero al poder organizado de manera oficial representa al país en el interior y en el extranjero. Me refiero al gobierno federal de los Estados Unidos y los intereses que los controla.

Confieso que hay muchos norteamericanos dispuestos a probar que la esclavitud es provechosa en México. Los Estados Unidos ha mantenido a Díaz en el poder cuando debiera haber caído. Ya que ellos obtienen utilidades de la esclavitud mexicana y se esfuerzan para mantenerla.

También los norteamericanos trabajan con esclavos, los compran los explotan, los encierran durante la noche, los azotan, los matan, exactamente igual que otros empresarios en México

En caso de una revolución grave, los Estados Unidos intervendrán con el pretexto, de proteger el capital norteamericano y la intervención destruiría la ultima esperanza de México para obtener una existencia nacional independiente.

Porfirio Díaz a vendido prácticamente al país, Ya que todas las ganancias que debería obtener el pueblo mexicano son llevadas al extranjeros principalmente a Estados Unidos, pues ellos invierten un capital ridículo en petróleo, ferrocarriles, haciendas, hectáreas de cultivo, y reciben grandes utilidades.

Además que explotan a nuestra gente.

XV. La persecución norteamericana de los enemigos de Díaz

Los Estados Unidos, cuna de la libertad, se han dado las manos con Porfirio Díaz, el déspota más devastador que gobierna una nación.

Han constituido una fuerza final y determinante de la continuación del sistema de la esclavitud, han hecho aun lado sus principios respetados pro generaciones, han violado, penalmente algunas leyes, han permitido, alentado y protegido este sistema a pesar de ser injusto.

Se ha negado a los ciudadanos mexicanos el derecho de asilo y la ordinaria protección de las leyes norteamericanas. Durante los últimos cinco años han dado encarcelados en los Estados Unidos centenares de refugiados mexicanos y han ocurrido muchos intentos de devolver a estos al otro lado de la frontera para que el Gobierno de Díaz les aplicara sus propios métodos sumarios.

El plan de deportar a los refugiados políticos por medio del departamento de migración fue más efectivo. Por lo contrario el refugiado tiene derecho a que se le presten de modo especial solícitos cuidados por esa misma razón.

Otros tantos han sido secuestrados ya que no hay manera de deportarlos, y han aparecido en alguna Cárcel mexicana si les va bien.

Los exiliados consideran este incidente como parte de una conspiración para crearles dificultades. El gobierno mexicano ha pedido también que no se admitan fianzas de los reos, lo cual les fue concedido.

La existencia, dentro del gobierno de los Estados unidos, de un deseo incontenido de servir a Díaz, es demostrada por los casos, que a pesar de que la prueba de violación de las leyes de neutralidad es 10 veces más clara.

Quizás haya mas persecuciones. También puede no haberlas. De cualquier modo, la justicia no quedara satisfecha.

XVI. La personalidad de Porfirio Díaz

La estimación común de los norteamericanos sobre la personalidad de Porfirio Díaz, por lo menos en los últimos dos años en realidad ha establecido que ese presidente es una muy buena persona. Pero los hechos hablan por si solos sin que importe cuan oscuro sea el hombre que los saca a la luz.

Al juzgar la vida de un hombre, es especial si es un hombre que ha decidido la suerte de millares, que ha salvado una nación o la ha desecho. El poder deslumbra a los fuertes y a los débiles y el poder de Díaz ha deslumbrado a los hombres y a ha acobardado hasta el punto de que no tiene valor de mirar con fijeza y tiempo suficiente lo que brilla para advertir los huesos y la carroña que hay detrás.

Díaz ha hecho a México moderno, ha traído la tranquilidad a México como una especie de príncipe de la paz y es un modelo de virtudes en su vida privada. Solo palabras.

Durante 20 años Díaz lucho del lado de México y del patriotismo. Pero también sin pretexto valido encendió una rebelión tras de otro con el propósito de conquistar el poder supremo de la nación. Ha iniciado varias revoluciones en contra del gobierno tales como: La Ciudadela, Plan de la Noria, Plan de Tuxtepec, Plan de Palo Blanco.

Como jefe militar, el dictador fue notable por su crueldad y su sed de venganza y la nación ha sufrido amargamente por esa causa.

XVII. El pueblo mexicano

Cada defensa de Díaz es un ataque al pueblo mexicano.

Según la estimación de los norteamericanos, los mexicanos somos unos perezosos que no nos gusta trabajar, y que tenemos un fanatismo terrible con nuestra religión.

El señor esperaba que cada bracero hiciera el mismo trabajo que un norteamericano sano y que además viviera del aire.

Se la acusa también al mexicano de ser un ladrón ya enterado.

Por si fuera poco el país se halla terriblemente retrasado en el uso de maquinaria moderna, y por eso se acusa al mexicano de no ser progresista.

Se acusa al pueblo mexicano de ser ignorante, como si esto fuera un crimen, cuando no hay las oportunidades necesarias para hacerlo, cuando las escuelas son cerradas y el dinero destinado para ella es usado para enriquecer al gobierno.

La masa del pueblo es iletrada pero no estúpida es muy capaz y en igual circunstancias trabaja mejor que cualquier norteamericano.

Además se piensa que los mexicanos son tan felices siendo esclavos que seria un crimen dejarlos en libertad y darles un gobierno democrático.

CONCLUSIÓN

Este libro muestra de una forma concreta e imparcial los hechos acontecidos durante el Porfiriato, y nos invita a evitarlos en la sociedad moderna para ayudarnos a ser un mejor país.

No debemos olvidar la terrible represión y las horribles condiciones de las personas no hacendadas en el México de principios del siglo XX pero si debemos de aprender de esos terribles sucesos y aprender de ellos para no repetiros nunca.

Mexico Fails to Acknowledge Its Los Negros History

Mexico has definitely changed since the 1990s. It joined a powerful commercial block with the United States and Canada, known as the North American Free Trade Agreement. Its people elected a president from an opposition party, something that had not happened in 70 years. And, to boot, the country’s indigenous populations rallied behind an insurgency in the state of Chiapas, which sought, among other things, the respect for indigenous customs and rights.

For our purposes, the one change that over time may affect the country profoundly, was a constitutional amendment which, for the first time, established Mexico as a plural society. The amendment was designed to give voices to the different ethnic groups throughout the land and to give breathing space for the numerous non-Catholic religious groups. It was also a smoke signal to the stifling one-party rule of the past to open up the political system before it crashed under its own weight.

One effect, though, that can significantly alter the social and ethnic relations of the country, is the painfully difficult, yet steady, emergence of a group long forgotten by all constituted groups that make up the official Mexican mosaic: Los Negros, Mexico’s official, yet unrecognized, third cultural and racial root.

Mexican blacks have had a long and storied history in the country. Yet it is a story that is denied, not shared and officially obscured. It is that amendment that is acting as a resource for localized responses to this major oversight of Mexican history. Groups of AfroMestizos (or AfricanoMexicanos, as I prefer to know them) have started to organize and to demand a stronger acceptance of their historical role in the shaping of the country’s Mexican-ness, or national character.

Over the last few years, museums have begun to pay attention to this forgotten group. And, more importantly, museums emphasizing the African Mexican experience are appearing, and even more are planned. One is in the town of Cuaji, in the Guerrero and Oaxaca border, which finally incorporates the regional black history in its description of what is known as the Costa Chica, an area between Acapulco and Puerto Angel/Puerto Escondido on the Pacific coast.

But why has it taken so long for Mexico’s blacks to finally begin to be recognized as the country’s third root? Wasn’t it enough to let the numbers speak? For example, 200 years since the conquest, New Spain (Mexico) had doubled the size of Africans over Europeans. And, despite the country’s excuse toward slavery as something the Spanish did, from the 1500s to the 1700s, Mexico was the principal destination and port of entry for African slaves in the entire New World!

Part of the reason for this historical and racial amnesia rests in at least two reasons. One is Mexico’s unique form of mestizaje, an idealized form of racial and cultural mixing that states that Mexican people are the result of European and indigenous mixing. This official stance, long taught in elementary schools throughout the country, unequivocally left out the peoples of African (or Asian) descent.

Another cause, I believe, is this country’s own trajectory of blacks. The United States had such a virulent, racially motivated slavery system, that Mexico is content to let the United States keep the grand prize. If Mexico were to emphasize the key, yet tragic, role that Africans had in the economic development of the country, attention might be diverted from that other North American country which still cannot come to terms with this crucial past.

Mexico’s third-root movement, though not yet strong or long enough to reshape Mexican history completely, is beginning to be noticed. The Mexican government’s “Culture Office” of sorts, has officially funded a program to bring out the AfricanoMexicanos’ hidden past. Local researchers from universities in Guerrero (and Veracruz in the Caribbean coast, the other region with strong black legacies), are creating an African Mexican studies discipline of sorts - finally, after the Mexican anthropologist Gonzalo Aguirre Beltran proposed it in the 1940s!

Our own UCSB is in the middle of it too. Dr. Seth Fisher, from the Sociology Dept., with several other members of the Black and Chicano studies units on campus, attended a binational conference on issues of ethnicity, poverty and blackness in the port of Acapulco. Myself, I’m toying with the idea of a course on the AfricanoMexicano historical and cultural experience, surely to open up vast stores of hidden knowledge that will definitely have a positive effect on ethnic issues affecting us today.

La Tercera Rar’z, as the movement is known, has a long and difficult road ahead. Cultural and historical concepts, and the reality they socially construct, are slow to change. Countless Mexicans (and Mexican Americans/Chicanos) have no idea of this part of Mexico’s path. The common and popular view is that in Mexico no hay negros. If we have darker than usual skin, we blame it on the hot sun or on some group of unusually darker indigenous group.

El racismo mexicano: ¿herencia fatal del colonialismo o pensamiento moderno?

La cuestión de la construcción de la nación y el análisis de los discursos nacionalistas se han renovado recientemente con la multiplicación de los estudios sobre el pensamiento racial. Fuera de algunos trabajos pioneros, el tema del racismo en México ha sido considerado como tabú y escondido bajo un vocabulario más aceptable como “discriminación socio-étnica”, no sólo en el caso de la discriminación sufrida por las poblaciones indígenas sino también por minorías como los chinos[1]. A raíz del movimiento neozapatista de Chiapas historiadores, antropólogos y sociólogos empezaron a pensar de nuevo el tema del racismo y a sacudir el polvo de este tabú. A partir de 1998 y hasta la fecha se han multiplicado las publicaciones de sus trabajos[2]. En ellos se ve la confirmación de las conclusiones de Agustín Basave[3]: no sólo el racismo existe en un país donde se valora el mestizaje, sino que la “mestizofilia” ha constituido la base del desprecio racial tanto de los indígenas como de ciertas minorías de origen extranjero y por eso el racismo mexicano resultaría muy distinto del racismo pesimista que teorizó Gobineau en Europa a mediados del siglo XIX. De forma muy comparable al fenómeno que estudió Mónica Quijada en el caso de Argentina[4], un discurso homogeneizador prentende borrar las diferencias étnicas, negando la existencia de los indígenas para valorar la ascendencia europea en Argentina o promoviendo una homogeneización racial mestiza en México (aquí la homogeneización cultural consistió más bien en referirse a una modernidad europea que no podía incluir ningún elemento indígena).

Sin embargo, quedan conclusiones inciertas y quizás exageradas como si, después de negar el racismo, éste fuera una fatalidad en los países nacidos del desmembramiento del imperio español. De allí surge una pregunta esencial: ¿es el racismo una herencia natural e inevitable del colonialismo o el producto de la modernidad tal como lo ha sido la nación? Algunos politólogos se ofuscan con esta pregunta[5]: el ideal de la nación es el de la igualdad de los ciudadanos y su pretensión universal es incompatible con el pensamiento racial, por eso el discurso nacionalista que se apoya en una ideología racista se opone a la nación como bien lo ha subrayado Hannah Arendt[6]. Sin embargo, es necesario notar que estas conclusiones fueron sacadas del análisis de experiencias históricas europeas en muchos aspectos muy distintas de la que conoció México. Basta para demostrarlo recordar que los mismos que difundieron el discurso racista en el siglo XIX, o sea los liberales, también fueron los que promovieron la idea de igualdad de los ciudadanos en una nación regida por instituciones republicanas no corporatistas.

Para intentar esclarecer estos problemas, proponemos tratarlos a partir de dos nuevos enfoques. Primero, debemos interrogarnos sobre la fatalidad del racismo como herencia. Para eso, el estudio de las políticas migratorias mexicanas que intentaron fomentar la instalación de colonias europeas en el país nos será especialmente útil. Pero en vez de centrarnos en los textos que demuestran el racismo, nos focalizaremos en un contra-ejemplo que consideramos no como representativo sino como revelador, el de Tadeo Ortiz de Ayala. A partir de su obra y apoyándonos en el estudio teórico de Michel Wieviorka sobre el racismo, propondremos una nueva pista para comprender el desarrollo del racismo en México, primero en sus élites y luego en el Estado. El segundo enfoque consistirá en introducir el estudio de género para entender mejor el racismo mexicano como parte de su nacionalismo. No se tratará aquí de hacer una “historia de las mujeres” sino de subrayar la diferenciación que establecían los intelectuales y políticos decimonónicos entre las características del hombre y de la mujer indígena. Esta diferenciación nos llevará a analizar de manera más precisa el discurso racial hasta cuestionar la validez de la hipótesis de un racismo llamado optimista como base de la mestizofilia, ampliamente compartido en la víspera de la Revolución.

Si es un hecho indudable que el sistema colonial español dejó una huella en la población mexicana y en las diferentes identidades étnicas, afirmar que de allí en adelante el racismo decimonónico no hizo más que seguir afirmando la segregación, discriminación y desigualdad de los grupos y castas es dar un paso arriesgado.

Es cierto que todos los grupos étnicos aparecieron con la colonia, incluyendo a los indígenas, quienes no se consideraban como tales antes de la llegada de los españoles : eran mexicas, tlaxcaltecas, zapotecas, totonacas, etc. Después se convirtieron en indios, con una diferenciación social importante entre caciques y macehuales, e indígenas en el discurso de los criollos para diferenciarlos de los que llegaron de España y sus descendientes, fueran criollos o mestizos. Durante las guerras de independencia, la principal oposición se focalizó entre criollos y “gachupines” como consecuencia de la política de los Borbones que consistía en entregar los altos cargos administrativos en manos de metropolitanos considerados como más fieles a los intereses de la Corona española. Como lo ha subrayado F-X. Guerra, a principio de las guerras de independencia se formó la identidad americana, separada de la identidad española, en las élites criollas[7], mientras que la identidad mexicana aparecería más tarde durante los años de guerra[8]. Los grupos indígenas representaron entonces un peligro para los criollos que se sintieron como asediados por una población numerosa y capaz de sublevarse en contra del poder establecido.

A partir de estas experiencias y temores, se elaboró muy pronto después de la independencia, desde 1823[9], una política migratoria que perseguía varios objetivos[10]. Entre ellos estaba el blanqueamiento de la población por medio del fomento de la inmigración europea, especialmente en el campo, donde abundaba la población indígena, con la instalación de colonias rurales. De entrada, el proyecto aparece en ruptura con la herencia española: ya no se trata de controlar un vasto territorio a partir de una red de ciudades de población española, criolla y mestiza como lo hizo la Corona desde los Habsburgos, sino de poblar zonas o “desérticas” y fronterizas o indígenas y por lo tanto alejadas de la modernidad y de todo control institucional y territorial. A la política de segregación observada por la metrópoli, a raíz del ideal de separación de las dos “repúblicas” reclamada por Las Casas y miembros de la segunda Audiencia como medida de protección de los indígenas contra la explotación y el mal ejemplo dado por los conquistadores[11], debía seguir entonces una fase de contacto y de integración. Segregación e integración no son más que el ideal de dos sistemas distintos[12]. La realidad del mestizaje demuestra la ineficacia del primero y el desprecio por la inaptitud a la modernidad iba a transformar la integración en discriminación[13]. Si ésta ya existía en la época colonial, especialmente para justificar la explotación de los indígenas como mano de obra, el paso de segregación espacial – ciudad europea /campo indígena - al deseo de integración y luego de homogeneización iba a transformar profundamente las relaciones que las élites criollas y mestizas deseaban tener con los indígenas. Este paso de un ideal a otro se hizo bajo el impulso de tres fenómenos: el deseo de sacar provecho de las riquezas naturales de México que, según los liberales fisiócratas, residía en la actividad agrícola, o sea en el campo indígena; crear una nación mexicana racialmente definida e identificable; el miedo a poblaciones indígenas de lejos mayoritarias y poco sensibles al nacionalismo de las élites. Para responder a estas tres exigencias, la política migratoria iba a aparecer como una solución privilegiada.

Los eventos de 1847 - o sea la invasión norteamericana, la pérdida de más de un tercio del territorio nacional y las sublevaciones indígenas contra el poder de México - sólo confortaron a las élites criollas en sus convicciones: algunos grupos indígenas como los de la zona de Papantla, al Norte del Estado de Veracruz, aprovecharon la llegada del ejército estadounidense para sublevarse en contra de los poderes locales, demostrando su no adhesión a una identidad nacional mexicana en una situación de conflicto contra un enemigo extranjero[14]. La respuesta de los liberales mexicanos fue clara: en 1856, aprovechando el plan de Ayutla y la instalación del gobierno de la Reforma, crearon una “colonia modelo” de italianos en la zona afectada por las rebeliones indígenas[15].

Sin embargo, si los proyectos de colonización estaban impregnados de prejuicios negativos en contra de los indígenas y positivos a favor de los colonos europeos, existe una excepción que vale la pena subrayar. En efecto, si como lo propuso Fredrick Barth los comportamientos minoritarios tienen una virtud reveladora que nos evita caer en las simplificaciones a que induce el análisis macrosocial y nos permite delimitar el campo de los posibles, entonces el caso de Tadeo Ortiz de Ayala debe considerarse como especialmente valioso[16]. Ortiz nació en 1788 y murió en 1833. Hombre ilustrado, conoció la época colonial, las violencias de las guerras de independencia y la euforia de los primeros años de la república en que todas las expectivas parecían posibles. Liberal convencido, ocupó varios cargos como el de consul de México en Burdeos que pudo aprovechar para implementar su proyecto de instalar una colonia francesa en Coatzacoalcos, en la costa atlántica del istmo de Tehuantepec. Escritor, redactó y publicó lo que consideraba como las ideas que, al ser implementadas, iban a permitir a México alcanzar un nivel de desarrollo económico, social y político comparable al de los países de la Europa occidental[17].


En la obra de Ortiz de Ayala podemos vislumbrar varios elementos representativos del pensamiento liberal decimonónico: la referencia a Europa como único modelo de desarollo de modernidad, la total confianza en el libre comercio y el “laissez-faire”, una fisiocracia claramente afirmada, un proyecto industrial que ningún sistema proteccionista debía fortalecer y... la necesidad de poblar ciertas zonas del país, especialmente las costas, con poblaciones extranjeras. Pero en ningún momento los proyectos colonizadores de Ortiz de Ayala se ven basados en un pensamiento racial. No sólo ignoraba la posiblidad de blanquear la población por medio de la inmigración europea, sino que valoraba a los indígenas como lo había hecho antes de él Clavijero[18], autor que cita en varias ocasiones. Los consideraba como una “desgraciada nación tan mal apreciada como vilmente calumniada” por autores europeos como Malthus y Pauw que no entendían que la situación de los indígenas era “debida a la impolítica del sistema colonial” y no a una supuesta naturaleza de inferioridad de los mexicanos, como lo demostraba el hecho de que “en virtud de la independencia (...) el pueblo mexicano ha ganado y mejorado mucho su suerte física y moralmente”[19]. El autor no deja lugar a duda: ningún supuesto caracter racial impide el desarrollo de México como nación independiente política y económicamente, el futuro de la nación depende en cambio del tipo de régimen y de política que la rige, el liberalismo que deja espacio a la ingeniosidad y al trabajo e interés individual siendo para él la única vía recomendable. Así pues, lo político y lo económico son la base fundacional de la nación mientras que las cuestiones raciales no son más que un mito. Debemos recordar aquí que se trata del discurso de uno de los primeros actores que promovieron la colonización.


Más aún, mientras algunos liberales proponían imitar a Estados Unidos para acabar con los indígenas nómadas de la frontera Norte, Ortiz de Ayala precisaba “no hay necesidad de imitar en esta parte a nuestros vecinos (...). La administración mexicana debe seguir otra política más sana, y al poblar los distritos de Texas, Bravo, Apaches, Usumacinta, Zaguanas y Timpanoyos, no ha de tratar de ahuyentar a los naturales, sino ganárselos por los medios más prudentes, establecer con ellos relaciones de buena fe, a fin de atraerlos al gremio de la República civilizándolos y proporcionándoles educación civil y religiosa a sus hijos en las escuelas y establecimientos coloniales”[20]. Aquí el autor propone claramente integrar a los nómadas a la República y “civilizarlos” ya que su modelo de civilización sigue siendo el modelo europeo de modernidad. A pesar de los prejuicios que deja vislumbrar esta palabra, prejuicios de tipo cultural y no racial, no se esconde que el propósito era atraer a los nómadas a un nuevo estilo de vida, a un sistema político totalmente nuevo para ellos abriéndoles las puertas de la movilidad social a través de las escuelas y enseñándoles los valores cívicos aunque no secularizados de la República, propuesta que se podía entender como una promesa a una futura participación ciudadana. Estamos a mil leguas de los discursos liberales de los años 1850 que nos reporta Francisco Zarco[21].


Además, y es un caso excepcional, Ortiz de Ayala promovió la instalación de colonos de origen africano y asiático. Proponía aumentar “la población de las riberas del Papaloapan, río de Cañas, Coatzacoalcos, Tancochapan y Toneladas; excitando con franquicias la emigración de las gentes de color libres, y otras familias aclimatadas de las Antillas y la Luisiana”[22]. La preocupación del autor está clara: después del fracaso de la colonia francesa en Coatzacoalcos, debido entre otras causas a la fragilidad del organismo europeo frente al clima y a las enfermedades de la región, lo importante era encontrar a colonos ya adaptados a condiciones de vida estimadas equivalentes a las que ya conocían. La preocupación era pragmática, incluso humanitaria, sin el menor rasgo de prejuicio racial. Así, añadía en su capítulo sobre la colonización “el proyecto de excitar la emigración de China, la India y las islas del Pacífico para colonizar el litoral, riberas y puertos del Mar del Sur” ya que éstos eran “habitantes laboriosos, económicos y acostumbrados a un clima análogo al de las costas de México”. En cuanto a las costas atlánticas, proponía poblarlas con “gente de color y demás familiares sin propiedad de las Antillas y la Luisiana: estas clases recomendables por su energía y aun por su industria y civilización”[23]. De manera explícita, no se oponía a la idea de mestizaje entre estos grupos extranjeros y los mexicanos ya que proponía hacer llegar a “cincuenta o cien familias reunidas con las mexicanas”[24]. O sea que lógicamente la posibilidad de mestizaje entre inmigrantes de origen asiático o africano con mexicanas no podía ser considerado como un peligro para la raza como lo fue años después bajo el Porfiriato[25], ya que Ortiz de Ayala no daba una definición racial de la nación mexicana. Esta última la hacían más bien todos los que participaban en su desarrollo económico y político, ambas esferas estando estrechamente relacionadas como lo enseña su proyecto de crear, a través de las colonias, una nación de pequeños propietarios.


El vínculo político ciudadano debía ser la base de la integración a la nación mexicana pero éste estaba sujeto implícitamente no a una cuestión racial sino a la participación en la vida económica, de allí la necesidad de que los ciudadanos tuvieran una propiedad raíz de pequeño tamaño pero productiva. Para Ortiz el proyecto iba a tener una ventaja importante en el contexto político caótico de los años 1830: el de transformar a los militares en ciudadanos al distribuirles lotes de tierra en zonas estratégicas, favoreciendo de esta forma una estabilidad política que el caudillismo impedía. Para demostrar la eficacia de su propuesta, el autor se apoyaba en la historia: desde la época de la República romana, transformar a los militares en colonos había permitido crear a buenos ciudadanos dedicados al “aumento de la riqueza de la población, de la moral, buen orden y disciplina”[26]. Obviamente la elección de este ejemplo no fue gratuita, a Ortiz le permitía afirmar tanto su fe en el régimen republicano como en la posibilidad de modificar la sociedad a partir del instrumento legislativo. Este último debía ser suficiente para él en la medida que su optimismo se basaba en que la población mexicana se caracterizaba por su gran docilidad y era suceptible por lo mismo de aceptar con facilidad todos los cambios necesarios para adaptarse a su nueva situación de nación independiente. Este optimismo era muy distinto del que expresaron otros autores liberales en la misma época. Si consideraban con grandes expectativas la economía mexicana basada en sus riquezas naturales aparentemente abundantes, su optimismo no se aplicaba a la población, especialmente a los indígenas vistos siempre como ineptos para la modernidad y potencialmente peligrosos para las élites criollas.


Debemos subrayar aquí una falla en el pensamiento de Ortiz: si los buenos ciudadanos son los propietarios, ¿qué pasa entonces con las tierras comunales de los indígenas? ¿Las estructuras comunitarias pueden coexistir con la pequeña propiedad creada en las colonias rurales o tendrán que desaparecer para poder integrar la ciudadanía? Este es el punto débil de la nación cívica mexicana, saber qué tanto hay que abandonar las estructuras tradicionales, y con ellas el sustento de la identidad, para ser autorizados a formar parte de ella. Ortiz de Ayala elude a esta cuestión central y por eso mismo no considera a los indígenas como una amenaza contra el modelo de nación que propone[27]. Tenemos aquí un punto revelador que nos permite responder a la cuestión de la fatalidad del racismo en México, digamos incluso en toda sociedad postcolonial. Este punto se ha eludido por evidente, siendo el racismo un “fenómeno omnipresente, constante e inevitable”[28]. Resultando un elemento fatal del nacionalismo mexicano, el racismo no se explica, cuando mucho se constata. La virtud del caso de Ortiz de Ayala está en demostrar que el pensamiento racial no es en México el resultado de una fatalidad sino de un proceso histórico y éste sí requiere una explicación. El debate sobre la antigüedad o modernidad del racismo no nos ayuda mucho: elemento del colonialismo o vinculado con el nacionalismo, en ambos casos se ha presentado como “inevitable”. Debemos en consecuencia recurrir a una nueva herramienta que la obra de Ortiz nos ayuda a definir, especialmente porque este autor vivió en un periodo descuidado por una historiografía que se ha focalizado mucho sobre el Porfiriato y la Revolución, momentos en que el racismo estaba efectivamente muy anclado en las élites liberales que gobernaban el país.


Los límites que encontramos en los debates actuales para entender los procesos históricos que favorecieron la aceptación y el fortalecimiento del racismo, hasta en los más altos niveles del Estado mexicano, nos llevan a desarrollar un poco más la cuestión de la segregación como herramienta de estudio de la construcción de la nación mexicana. En efecto, la discriminación que expresaban los autores del siglo XIX era muy distinta de la que se aplicaba durante la época colonial. Recordemos que en una sociedad colonial, que también era una sociedad de antiguo régimen, la desigualdad era normal y por lo tanto los indígenas nunca fueron considerados como iguales, incluso su desigualdad justificaba su explotación, pero sí podían existir como diferentes. La segregación espacial incluso debía originalmente favorecer la conservación de su identidad[29]. Por lo mismo, si los conservadores no reconocían igualdad entre indígenas y otros grupos étnicos, aceptaban su existencia como tales dentro del marco de una sociedad corporatista cuyo modelo heredaron de la colonia[30]. En consecuencia, los prejuicios de los conservadores no se manifestaron en un racismo comparable al de los liberales ni tampoco originaron una ideología capaz de generar una política orientada hacia la desaparición del indígena. No se trata aquí de negar la existencia de un racismo relacionado con el colonialismo y más precisamente con el sistema colonial español. Lo que se pretende es que el tipo de racismo colonial, que servía para justificar relaciones de dominación y de explotación, era de naturaleza diferente al racismo que se implementó en algunas políticas promovidas por los liberales[31].


Con los proyectos de colonización, los liberales quisieron terminar con esta segregación e integrar el mundo rural indígena a la nación mexicana, aunque aquél quedaba preservado de los cambios que provocó la modernidad en el ámbito económico. En el mundo urbano, la industrialización y la urbanización acelarada iban a acabar con el tipo de segregación espacial posible durante la época colonial: allí sí el vínculo entre modernidad y racismo es notorio pero es necesario recurrir a la herramienta de la segregación para entenderlo. En cambio, en el campo fue el resultado del interés fisiócrata como elemento del nacionalismo liberal el que destruyó el viejo sistema de separación de las repúblicas aunque éste nunca existió en su versión ideal[32]. A través del proyecto nacional liberal homogeneizador, ya no había lugar para las diferencias porque la integración del mundo rural indígena a la economía nacional, y como primera fuente potencial de riqueza, iba a crear una presión inusual en esta parte de la población. Para los liberales estaba en juego no sólo el estado de la economía nacional sino también el rango de México en el concierto de las naciones ya que para ellos la producción agrícola debía ser la base de los intercambios comerciales con la Europa occidental. No debemos menospreciar allí los argumentos que dieron los propios liberales: la existencia de las tierras comunales, y también de la Iglesia, era absurda en un mundo que debía buscar un alto rendimiento de sus producciones. Desde la época de Mora se denunciaba lo que los liberales consideraban como la mala administración de las tierras comunales: “la experiencia y una constante observación en todos los países, acredita que las tierras que pertenecen a una comunidad o corporación están condenadas, si no a una perpetua esterilidad, a lo menos al cultivo mas descuidado y menos útil al público. Estas posesiones de todos, ninguno las trabaja con esmero (...)”[33]. Por lo tanto, se consideraba a los indígenas como un estorbo para crear una nación moderna y competitiva y fue con la implementación de la política liberal a partir de la Reforma que el racismo mexicano pasó de ser un “racismo fragmentado” a un “racismo de Estado”, presente en las políticas migratorias, de fomento, de educación, etc.


La igualdad de los ciudadanos no pudo asegurar a los indígenas ser tratados como iguales con todas sus diferencias y por lo tanto debían desaparecer, biológicamente por medio del mestizaje y culturalmente vía el indigenismo. En efecto, los criollos no podían aceptar estar en una situación de minoría en el país que dirigían. Sin embargo, y como lo subraya M. Wieviorka, el racismo no sólo se puede explicar a través de un racionalismo utilitario, en términos de número de votos de los indígenas comparado con el de los criollos en una nación cívica igualitaria[34]. El caso de Tadeo Ortiz de Ayala demuestra de manera explícita que el racismo no fue la consecuencia fatal del colonialismo ya que una nación definida políticamente y no racialmente era un proyecto posible de imaginar aún para un actor de la colonización. La herramienta de la segregación nos da un elemento de respuesta, uno entre otros que quedan por descubrir, subrayando la importancia del papel del territorio y de su control en la construcción nacional. El surgimiento de la mestizofilia va a ir de la mano con el fin de la segregación y con la integración del campo al territorio nacional, lo cual conforta nuestra propuesta de estudiar en la larga duración el nacionalismo mexicano a través de las políticas de colonización cuyos objetivos mezclaban tanto el blanqueamiento de la población como el control y explotación económica del territorio[35].


Muchos motivos han justificado el estudio paralelo del racismo y del sexismo: ambos fenómenos están basados en prejuicios, en una definición biológica de las aptitudes y de sus límites, la imposición a una parte de la humanidad de un rol impuesto por una supuesta inferioridad natural, etc[36]. En el punto de encuentro entre racismo y género en los discursos de las élites políticas e intelectuales mexicanas, los autores se refieren exclusivamente al papel reproductivo de la mujer indígena o sea a un rol exclusivamente femenino al cual le van a dar caracteres míticos, en el sentido de que son la expresión de prejuicios, relacionados con el pensamiento racial.


Las políticas migratorias cuyo objetivo no era sólo el aumento de la población sino también y sobre todo su blanqueamiento vislumbraban un mestizaje entre los hombres europeos y las mujeres indígenas o mestizas. Aquí también, igual que en el apartado anterior, debemos fijarnos bien en la cronología y no considerar la implementación de las políticas migratorias por parte de los liberales como representativas de todo el siglo XIX. Con las primeras colonias europeas que se deseaba instalar en México, no se trataba todavía de mestizar a la población: los colonos debían llegar de preferencia en familia o sea ya casados con compatriotas suyas como lo expresaron claramente las leyes de migración del gobierno federal a lo largo del siglo, e instalarse en zonas con pocos contactos con poblaciones indígenas, esencialmente en la frontera norte y en las costas. Fue poco a poco que se impuso la idea de promover colonias mixtas, con población europea y mexicana, después de la separación de Texas y del fracaso de varias colonias atribuido a su aislamiento. A un proyecto de blanqueamiento por aumento de la población europea iba a seguir entonces un proyecto de blanqueamiento por medio del mestizaje implementado a partir de la Reforma (1856-57). Lo vemos una vez más, la idea de segregación sigue siendo una herramienta útil para analizar la transformación de las políticas migratorias mexicanas.


Lo que nos interesa aquí es que esta transformación se encontró favorecida por un discurso racial diferenciado sobre el hombre y la mujer indígena. El campo lexical del vocabulario que servía para calificar a ambos es rápido de presentar: las élites criollas percibían al hombre indígena como alcohólico, perezoso, violento, prejuicios que solían compartir los viajeros europeos, incluyendo a los más benévolos. Así Pierre Charpenne escribía en los años 1830, subrayando la influencia del discurso criollo en su texto, que “cuando los indios tienen algún dinero producto de sus parcelas, lo emplean las más de las veces en embriagarse; son afortunados si les quedan fondos suficientes, antes de partir, para regalar a su familia con un pequeño pan de trigo de seis cuartos, y fuerza bastante para regresar sin tropiezos a sus aldeas” y seguía notando que “parece que sólo los hombres tienen el privilegio de la embriaguez; en todo el tiempo que permanecí en México jamás vi a una india emborracharse”[37]. A pesar del interés de tipo sociológico de la observación, estos adjetivos iban a definir el carácter racial del indígena, independientemente de su situación social y económica. Estas características estaban relacionadas en el discurso criollo con las posibilidades de desarrollo y de modernización en la medida en que para ellos provocaban graves problemas para hacer posible la integración de los hombres indígenas a la nación: siendo perezosos, no querían producir más que los alimentos básicos necesarios para ellos mismos y su comunidad y por lo mismo no podían entrar en una economía de intercambios. Además, siendo adictos al alcohol, se gastaban lo poco que tenían en pulque y aguardiente y quitaban de este modo a ellos y sus familiares el excedente con el que hubieran podido comprar productos no locales y también crearse un patrimonio. O sea que la autarquía, contraria a una economía moderna de intercambio, era un elemento natural – ya que relacionada con la naturaleza perezosa - de la vida del indígena así como la supervivencia diaria. Debemos recordar aquí que la ciudadanía estaba relacionada con el patrimonio ya que para ser un buen ciudadano era necesario ser también un pequeño propietario de bienes raíces y participar de ese modo en la producción y en la economía nacional así fuera de forma modesta. La no integración del hombre indígena a la ciudadanía era pues, en el discurso criollo, la consecuencia de sus adicciones y de su desinterés natural para crearse un patrimonio. Justo Sierra iba todavía más lejos afirmando que “con esta alimentación puede el indio ser un buen sufridor, que es por donde el hombre se acerca más al animal doméstico; pero jamás un iniciador, es decir, un agente activo de civilización”[38]. Más lejos, y como buen liberal, acusaba tanto al alcohol como a la religión de ser los dos vicios en que el indio gastaba lo poco que conseguía ganar: “El pulque, los aguardientes extraídos del maguey y los cirios para los santos, he aquí lo que tiene encadenado al indígena y aun al mestizo rural a un estado de inferioridad desesperante”[39].


En relación al hombre indígena, la mujer aparece más bien como víctima de todos los vicios de que se le acusa a su esposo. Se alaga su paciencia con el marido borracho, se compadece de su situación de dependencia con un hombre irresponsable e incapaz de procurar lo mínimo necesario a su familia[40]. Carl Sartorius describía a la mujer indígena que “como en todas las naciones incultas, es considerada por el hombre como si fuera una bestia de carga, se encuentra por lo general muy maltratada por el trabajo, y confinada dentro de sus puertas”. El mismo autor agregaba “a la pobre mujer le toca la parte más pesada. Ella hace la mayor parte del trabajo, por el cual nada recibe. Se levanta a las cuatro de la mañana, enciende el fogón y muele el maíz para el atole, mientras el hombre duerme enrollado en su cobertor como una momia”[41] En consecuencia, si la familia indígena sobrevive, es gracias a la mujer y a su trabajo ya que la mujer indígena si no es borracha tampoco es perezosa o sea que ninguna característica que se le asigna al hombre la corrompe. Al contrario, es digna de admiración en su abnegación y su capacidad de aguantar sin quejarse a un esposo indigno. Esta ausencia de vicios relacionados con la falta de “civilización”, la inaptitud para la modernidad y la incapacidad de integrar una sociedad nacional hace que la mujer indígena pueda ser un perfecto receptáculo para recibir y transmitir las cualidades de los colonos europeos o de los mestizos, en todo caso mejores esposos que los indígenas[42]. En efecto, en el momento de procrear la mujer no va a transmitir lo que se considera como sus “características raciales”, de las que padecen únicamente los hombres, sino que va a engendrar hijos que heredarán los carácteres de sus padres europeos en caso de mestizaje, propuesta que no era nada novedosa en el continente americano[43]. De allí el milagro de la nueva raza mestiza que, al contrario de los temores de Gobineau y Le Bon, no sería en nada inferior a la blanca y de allí también la conclusión de G. Bonfil de que “ser mestizo es no ser indio”[44].


Sin embargo, el papel de la mujer indígena y más generalmente mexicana no es totalmente pasivo. En efecto, el colono no español podía presentar el problema de no ser católico y por lo mismo atentar a la homogeneidad religiosa de la nación mexicana. A este temor expresado por los conservadores, los liberales respondían que la mujer mexicana iba allí a ocupar un papel clave ya que ella iba a ser la responsable de salvaguardar la identidad religiosa nacional, rol que desempañaban con gran éxito si creemos al diputado García Granado en su discurso al Congreso Constitucional de 1856: “Lo que hemos visto y seguiremos viendo es que en los matrimonios que se celebran entre los protestantes y las mexicanas, la religión católica es la que triunfa y progresa en virtud de esta tolerancia, porque las mexicanas, al unirse a ellos, los obligan a bautizarse y a abjurar sus errores”[45]. De su lado, Justo Sierra no dudaba medio siglo más tarde de la sinceridad de la religiosidad sencilla de la mujer indígena[46]. Así pues la mujer podía desempeñar muy bien un papel cultural en la nación mexicana pero ninguno en la transmisión de rasgos raciales en una nueva nación mestiza, o sea una nación racialmente definida, como si en el acto de procrear la mujer no hiciera más que recibir en su seno un producto ya definido en su totalidad por el hombre.


¿Qué nos enseña el discurso diferenciado sobre la mujer y el hombre indígena sobre el racismo en México y sobre su evolución? La importancia dada, y con razón, a la mestizofilia y con ella a una cronología que privilegiaba el estudio del Porfiriato y de la Revolución ha orientado las conclusiones acerca de la naturaleza del racismo mexicano y por lo tanto también las ha limitado. La mestizofilia parece referirse a un racismo llamado optimista heredado de Darwin y de Spencer, mientras que las teorías de Gobineau y Le Bon parecen como si no hubieran tenido casi ningún efecto en los intelectuales mexicanos. En consecuencia, pensadores como Francisco Bulnes se presentan como excepciones casi incomprensibles. Además, la evolución del racismo mexicano que hubiera sido primero “optimista” y luego “pesimista” en relación a ciertos grupos como los chinos y luego los judíos parece ser una simple copia del pensamiento racial llegado de Europa, sin una lógica propia interna: México como muchos otros países tomó medidas antisemitas a partir por lo menos de los años 1920. El discurso racial diferenciado por género es sin duda una herramienta muy útil para entender cómo un racismo llamado pesimista y venido de Europa en la segunda mitad del siglo XIX encontró en los intelectuales y políticos mexicanos un terreno muy propicio para desarrollarse a pesar de la importancia que tomaba en estos mismos años la ideología mestizófila[47]. También permite situar a pensadores como Francisco Bulnes dentro de una corriente no tan alejada de la de sus colegas en sus principios aunque sí en sus conclusiones. Una relectura de la obra de Gobineau, a la luz de lo que sabemos sobre el pensamiento racial mexicano, se impone ahora para medir qué tan improbable fue la influencia de un racismo pesimista en la ideología mestizófila mexicana.


Si es cierto que su Essai sur l’inégalité des races humaines no fue traducido al español, sabemos que el idioma no fue ningún problema para su posible difusión entre las élites intelectuales mexicanas afrancesadas[48]. No conocemos con precisión el impacto real de sus escritos en México en la medida en que fue citado como referencia en muy pocas ocasiones. Sin embargo, encontramos en las referencias de Gobineau autores que también citan varios mexicanos, como al inglés Prichard, y sobre todo encontramos en los textos de Gobineau vínculos claros entre su pensamiento y el de varios intelectuales mexicanos. Es importante también tomar en cuenta que el texto de Gobineau, publicado por primera vez a mediados del siglo XIX, retomaba, sintetizaba y sistematizaba un pensamiento racial que no era tan novedoso en Europa ya que muchos ya se habían interrogado sobre las consecuencias de las empresas coloniales para los países de Europa que participaban en ellas. El análisis de partes de su texto nos sirve más, entonces, para abrir el debate sobre la naturaleza del racismo mexicano que para buscar un vínculo directo entre esta publicación y las convicciones de los autores mexicanos.


Según Gobineau, la nación se forma a partir de un núcleo, la tribu original, que se va desarrollando por medio de la guerra hasta hacerse nación. En un primer tiempo, vencedores y vencidos viven juntos sin mezclarse, los vencidos siendo los esclavos de sus vencedores, pero con el tiempo el mestizaje se vuelve inevitable. La nación, siendo conquistadora, va a entrar en contacto con razas inferiores, su inferioridad siendo comprobada por su fracaso militar. De allí se multiplican las fusiones que van a modificar la raza original y el verdadero problema para Gobineau reside en que estas mezclas se van a multiplicar mientras el mestizaje original no era tan catastrófico y era susceptible incluso de generar cualidades originales[49]. Ese último dato en sí merece que nos detengamos a interrogarnos sobre la forma en que la propuesta se podía interpretar en México. Sabemos que el mestizo es allí el resultado exclusivo de una mezcla entre indígena y español. El indígena aparece como raza original ya que el término borra las diferencias entre los diferentes grupos. Además, algunos hasta intentaron en la segunda mitad del XIX demostrar la existencia de un vínculo entre los indígenas de América y los Aryas (ortografía utilizada por Sierra)[50]. De hecho, el interés creciente por la Atlántida, hasta principios del siglo XX con Vasconcelos o antes con Sierra, estuvo relacionado con una teoría racial del origen de los indígenas. En cuanto a los españoles, los intelectuales mexicanos podían pretender la misma pureza ya que la limpieza de sangre, que garantizaba no tener ancestros ni moros ni judíos, era un requisito legal para poder pasar a las Américas. El mestizo mexicano podía pues pretender ser el resultado de la mezcla de dos razas originales y ser entonces un producto positivo hasta para el pensamiento racial pesimista de Gobineau. Sin embargo, este caso no era tan simple ya que los liberales criticaban la herencia española hasta en su aspecto racial. Encontramos en la nota nona de Servando Teresa de Mier titulada Sobre el origen de los españoles y la mezcla de su sangre uno de los primeros textos en tratar el tema, en este caso preciso con un fin democrático ya que el autor reclamaba los mismos derechos de participar en las Cortes de Cádiz para los Americanos como para los Españoles, independientemente de su pertenencia o no a las castas[51]. El argumento se ha utilizado posteriormente[52] y ha ido asociándose con la idea de que los españoles no formaban un pueblo predispuesto a la modernidad, prueba última de superioridad racial tanto para los liberales de la Reforma como para Gobineau[53]. De manera muy clara los sucesivos gobiernos mexicanos han fomentado entonces hasta principios del siglo XX la instalación de colonias de europeos del Norte de Europa y no de españoles, no sólo porque éstos eran los antiguos amos del país sino porque no correspondían al mestizaje ideal deseado en estos años por los no hispanófilos.


Más allá del caso de un mestizaje original, Gobineau da también varios ejemplos de mestizajes que consideraba como positivos y que podemos inventariar. Para él, el cristianismo tardó en imponerse a la población de Bretaña porque su raza no había sido suficientemente mezclada[54]; en las islas Sandwich, con la multiplicación del número de colonos blancos, “la raza indígena, invadida, va a mezclarse paulatinamente y desaparecer”[55]; en Haití los mulatos “fundidos en una masa blanca” podrían volverse buenos ciudadanos y, bajo la autoridad de los europeos, hasta podrían perder sus características africanas[56]. En América, aunque critica mucho tanto a las poblaciones autóctonas como a la colonia española y sus resultados, presenta como positivo un posible mestizaje entre los guaranís y los europeos como medio para civilizar a los indígenas “modificando por completo su sangre”[57] ya que “la mayoría de las razas humanas son inaptas para civilizarse jamás, salvo si se mezclan”[58]. Y sus comentarios sobre la diferencia entre los que sólo saben imitar y los que son capaces de crear una civilización – obviamente dando a este término una definición de acuerdo con los objetivos de su demostración - están muy cercanos de las convicciones de Sierra y de la corriente mestizófila según la cual la verdadera civilización no se difunde por medio del aprendizaje sino por el mestizaje[59].


Finalmente, la cuestión de la explotación de las riquezas naturales demuestra también que existían más puntos comunes entre el racismo pesimista de Gobineau y el pensamiento liberal mexicano. Apoyándose en el ejemplo americano a partir de la obra de Prichard, Gobineau saca la conclusión de que “hay entre la aptitud de un clima y de un país a servir las necesidades del hombre y el hecho de la civilización, una independencia completa”[60]. Esta conclusión está demostrada según él por el hecho de que los indígenas de América no supieron explotar las riquezas de su suelo. En consecuencia la colonización europea se justifica y se requiere para el desarrollo económico de estas zonas ya que “no era el lugar que hacía el valor de la nación, que nunca lo hizo y nunca lo hará: al contrario, era la nación la que daba, ha dado y dará al territorio su valor económico, moral y político”[61]. No se podían resumir mejor los diferentes objetivos que debían alcanzar las políticas migratorias implementadas por los sucesivos gobiernos liberales a partir de la Reforma.

La diferenciación de género operada en el pensamiento racial relativo a los indígenas preparó un terreno muy propicio al desarrollo de una mestizofilia compleja. Algunos veían en el mestizo una futura población blanca, apegándose así a un pensamiento muy cercano del racismo pesimista, como era el caso de Francisco Pimentel, mientras otros veían en el mestizo una raza con características propias. Sin embargo, para ambas corrientes el objetivo era fomentar una nación homogénea no indígena como punto de partida de una nación de ciudadanos iguales en derechos. Ambas opciones eran permitidas pero el hecho de multiplicar las fuentes del mestizaje con poblaciones no europeas se volvió después de los años 1830 una propuesta impensable.

Ya sea en el caso del enfoque a partir del concepto de segregación o partiendo del estudio de género, podemos notar la importancia de un estudio del pensamiento racial en México en los años 1820-30. En este periodo, anterior a la cientifización del discurso racial, se elaboraron las bases del racismo liberal distinto de la discriminación racial heredada de la época colonial. Entender estas bases permitiría comprender cómo el racismo llegó a imponerse dentro de los estratos del Estado en la segunda mitad del siglo XIX, por qué procesos históricos tuvo que pasar para llegar a este resultado que no fue para nada fruto de una fatalidad. En ambos enfoques también se vislumbra la importancia del rol del pensamiento económico liberal: la segregación debía permitir la explotación de las riquezas naturales y las características raciales atribuídas a los hombres indígenas lo apartaban “naturalmente” de esta explotación. No se pretende obviamente presentar una teoría economicista del pensamiento racial y nacionalista, pero debemos subrayar aquí y someter a debate la cuestión de la teoría económica liberal como fuente de definición nacional por lo menos discriminatoria.
Notas

El racismo anti-chino es perceptible desde la época del Porfiriato pero los ataques violentos no empezaron sino hasta los primeros meses de la Revolución, especialmente en la ciudad de Torreón donde más de 300 Chinos fueron asesinados en mayo de 1911. José Jorge Gómez Izquierdo, El movimiento antichino en México, 1871-1934: Problemas del racismo y del nacionalismo durante la Revolución mexicana, México, INAH, 1991. Marco Antonio Pérez Jimenez, Raza, nación y Revolución: la matanza de Chinos en Torreón Coahuila, Mayo de 1911, tesis de licenciatura, UDLA, 2006.
[2]Alicia Castellanos Guerrero y Juan Manuel Sandoval (coord.), Nación, racismo e identidad, México, Editorial Nuestro Tiempo, 1998. Olivia Gall, “Identidad, exclusión y racismo: reflexiones teóricas y sobre México”, Revista Mexicana de Sociología, año 66, núm. 2, abril-junio 2004, pp. 221-259. José Jorge Gómez Izquierdo (coord.), Los caminos del racismo en México, México, Plaza y Valdes Ed., 2005. En prensa: Evelyne Sanchez-Guillermo, « Les enjeux identitaires de la liberté de cultes. Une analyse des débats du Congrès constitutionnel mexicain de 1856 », Rodolfo De Roux (coord.), De l’un au multiple. Dynamiques identitaires en Amérique latine, Toulouse, Presses Universitaires du Mirail, 2006.
[3] Agustín Basave Benítez, México mestizo. Análisis del nacionalismo mexicano en torno a la mestizofilia de Andrés Molina Enríquez, FCE, México, 2002.
[4] Mónica Quijada, Carmen Bernand y Arnd Schneider, Homogeneidad y nación con un estudio de caso: Argentina, siglos XIX-XX, CSIC, Madrid, 2000. Mónica Quijada, “¿Qué nación? Dinámicas y dicotomías de la nación en el imaginario hispanoamericano”, A. Annino y F-X Guerra, Inventando la nación. Iberoamérica, siglo XIX, México, FCE, 2003, pp. 287-315. Mónica Quijada, ¿”Hijos de los barcos” o diversidad invisibilizada? La articulación de la población indígena en la construcción nacional argentina (siglo XIX)”, Historia Mexicana, jul-dic 2003, pp. 469-510. En este último artículo, la autora presenta la evolución de la relación entre poblaciones indígenas y la creación del Estado-Nación. Esta relación se caracterizó en un primer tiempo por la búsqueda de una ascendencia indígena y luego por la negación del elemento indígena como actor de la nación, de una manera muy comparable con los discursos de las élites mexicanas sobre “indígenas muertos” prehispánicos e indígenas vivos. El trato diferenciado de los indígenas según si eran nómadas (“salvajes y bárbaros”) o sedentarios también se puede comparar en ambos casos, especialmente porque las autoridades mexicanas estaban atentas a las formas en que Argentina trataba el “problema indio”.
[5] Ver en especial : Dominique Schnapper, La communauté des citoyens. Sur l’idée moderne de nation, Paris, Gallimard, Folio Essai, 2003.
[6] Hannah Arendt, Les origines du totalitarisme. L’Impérialisme, Paris, Fayard, 1982.
[7] Ver en especial: François-Xavier Guerra, “Las mutaciones de la identidad en la América española”, en A. Annino y F-X Guerra, Inventando la nación. Iberomérica, Siglo XIX, FCE, México, 2003, pág. 185-220.
[8] Rafael Barajas Durán, “Retrato de un siglo. ¿Cómo ser mexicano en el XIX?”, E. Florescano (coord.), Espejo mexicano, México, CONACULTA, Fundación Miguel Alemán, FCE, 2022, pp. 24-225.
[9] Decreto n°46 de 4 de Enero de 1823. “Para la distribución de terrenos entre los extranjeros que vengan a colonizar.” En: MAZA, Francisco de la, Código de colonización y terrenos baldíos de la República Mexicana, años 1451-1892, Oficina Tip. de la Secretaría de Fomento, México, 1893.
[10] Entre otros citamos: el control del territorio en sus fronteras y zonas estratégicas como el istmo de Tehuantepec, su explotación económica, el aumento de la población, su blanqueamiento, el proyecto político de ciudadanos pequeños propietarios, etc.
[11] Bartolomé de las Casas y miembros de la segunda Audiencia de México se opusieron a los abusos que siguieron la conquista y especialmente a la repartición de indígenas en el marco del sistema de encomiendas. Las Casas denunció los abusos de poder de los encomenderos contra los indígenas que dependían de ellos, así como su autonomía frente al poder del Rey y de la Iglesia. Frente a esta situación, experimentó a partir de 1537 en el reino de Guatemala el sistema de reducción en que indígenas estaban reunidos bajo una autoridad religiosa, sin presencia de conquistadores. El éxito de sus experimentos hizo que a partir de 1554 se aceptara este sistema en toda la Nueva España. Esta separación de las dos repúblicas fue entonces el resultado de considerar al indígena como una persona que se debe proteger pero dentro de un espacio y unas estructuras radicalmente distintas a las que conoció en el periodo prehispánico.
[12] Sobre la diferenciación de las herramientas conceptuales que son “segregación” y “discriminación” ver Michel Wieviorka, El espacio del racismo, Barcelona, Ed. Paidós, 1992, capítulo 7.
[13] Es obvio que la discriminación existió desde el momento de la conquista y un análisis demográfico puede incluso comprobar que estaba integrada por los propios indígenas que convivían con los españoles en el mundo urbano. Ver Evelyne Sanchez, “Démographie et perception du statut social dans une société coloniale. Analyse du recensement de la paroisse de San Joseph (Puebla, Nouvelle Espagne) de 1777”, Annales de démographie historique, Paris, 1996, p°409-422.
[14] Charles Hale, El liberalismo mexicano en la época de Mora, 1821-1853, México, Siglo XXI, 1987.
[15] Decreto de 31 de Julio de 1856. “Mandando establecer una colonia modelo en el Estado de Veracruz”. F. De la Maza, Op. Cit. Sobre el desempeño caótico de esta colonia ver José Benigno Zilli Manica, La Villa Luisa de los Italianos. Un proyecto liberal, Universidad Veracruzana, Xalapa, 1997.
[16] Fredrick Barth, Process and Form in Social Life, London, Boston & Henley, Routledge & Kegan Paul, 1981.

Sobre la aplicación de la metodología del antropólogo noruego al campo de la historia, ver las obras de Paul-André Rosental, Les sentiers invisibles. Espace, familles et migrations dans la France du XIXème siècle, Paris, EHESS, 1999 y “”Construire le ‘macro’ par le ‘micro’ : Fredrik Barth et la microstoria », Jacques Revel (dir.), Jeux d’échelles. La micro-analyse à l’expérience, Paris, Gallimard, le Seuil, 1996, pp. 141-159.
[17] Tadeo Ortiz de Ayala, México considerado como nación independiente y libre, México, CONACULTA, 1996.
[18] El ex-jesuita Clavijero escribió desde su exilio en Italia su Historia antigua de México en 1780-81 para defender a los habitantes de las Américas (indígenas y criollos) de los prejuicios expresados en sus publicaciones por Buffon y Pauw.
[19] Ibid, pp. 220-221, el autor complementa su argumentación en las páginas 294-295.
[20] Ibid, pp. 288-289.
[21] Francisco Zarco, Historia del Congreso Constituyente, El Colegio de México, México, <1857-1861> 1956.

En su otra obra, Ortiz de Ayala hablaba de los nómadas en estos términos: “Es un dolor ver una continua guerra costosa y sanguinaria contra pueblos que no agraviaron en los principios, y que llaman bárbaros porque no quieren convertirse a la fuerza, mientras que los misioneros protestantes con su beneficencia y dulzura civilizan, convencen por la persuasión, ganando la amistad de innumerables hordas, que a nuestras provincias del norte pudieran causar incalculables males en tiempo de guerra con aquella república”. Simon Tadeo Ortiz de Ayala, Resumen de la estadística del Imperio Mexicano, 1822, México, UNAM, 1968. La posición ambivalente del autor resalta en este texto: no se opone al fin sino a los medios y se preocupa sobre todo por los riesgos de un conflicto con Estados Unidos. Sin embargo rechaza, y es el único en hacerlo, el calicativo de “bárbaro”, y hasta critica la política mexicana como ilegítima. Si su proyecto consiste en integrar a los nómadas “invisibilizándolos”, su objetivo es darles también todos los recursos para integrarse en buenas condiciones con las herramientas de la república y sin crear con ellos ciudadanos de segunda clase.
[22] Tadeo Ortiz de Ayala, México considerado como nación... Op. Cit, p°200.
[23] Ibid, pp.280-281. Palabras subrayadas por nosotros.
[24] Ibid, pp. 281-282.
[25] Esta fase corresponde a la cientifización del racismo. Ver por ejemplo los escritos de Francisco Bulnes quien proponía una clasificación de las razas en función de sus hábitos alimenticios. Para él, la “raza del arroz”, o sea los chinos, era la más inferior de todas y por lo tanto no debía “contaminar” a la “raza del maíz”: Francisco Bulnes, El porvenir de las naciones hispanoamericanas, México, Grijalvo, 1998.
[26] Tadeo Ortiz de Ayala, Op. Cit., p°285. Después del ejemplo romano, el autor presenta otro más cercano a México en el tiempo y el espacio: el ejemplo de Estados Unidos.
[27] Sobre la resistencia de los indígenas a la imposición del modelo liberal de nación ver: Alicia Castellanos Guerrero, “Para hacer nación: discursos racistas en el México decimonónico”, J. J. Gómez Izquierdo, Los caminos... Op. Cit, pp. 111-114.
[28] José Jorge Gómez Izquierdo, « Racismo y nacionalismo en el discurso de las élites mexicanas : Historia Patria y Antropología Indigenista”, en J. J. Gómez Izquierdo, Los caminos... Op. Cit., p°121.

El mismo autor va más lejos afirmando que “Los vínculos del racismo con el nacionalismo son obvios: ambos productos de la modernidad industrial y de las ciencias ilustradas, insisten en la necesidad de preservar la pureza racial, cultural y lingüística”. Op. Cit, p°118. Podríamos preguntarnos por qué el nacionalismo busca necesariamente preservar la pureza racial.
[29] Michel Wieviorka, Op. Cit. Este autor resume las conclusiones de varios estudios realizados sobre la segregación en las ciudades estadounidenses que subrayaron sus aspectos positivos como la preservación de la identidad, una movilidad social favorecida adentro del ghetto y la protección de vínculos de solidaridad que desaparecerían fuera del espacio controlado por la etnia. Wieviorka distingue así la segregación étnica deseada por los propios grupos étnicos de la segregación racial impuesta y que es a la vez consecuencia y origen de toda una serie de discriminaciones (en la educación, aceso al trabajo, etc).
[30] Como lo afirma A. Castellanos “la nación que asume su condición plural pretendería construir su unidad a partir de mantener las distinciones étnicas en situación de desigualdad”. Esta conclusión no es muy optimista y se puede oponer al ejemplo suizo que desarrolla D. Schnapper, donde, nos dice esta autora, las profundas diferencias culturales no impiden la existencia y la participación equitativa a la nación cívica. Ambos estudios demuestran que las formas que tomó la construcción de la nación dependen de los procesos históricos en los que se inscribieron, y por lo tanto, si se puede elaborar una tipología, es imposible en cambio sacar una sola conclusión general. De allí la necesidad de hacer participar en estas investigaciones a los que estudian a Latinoamérica. Alicia Castellanos Guerrero, “Nación y racismos”, Nación, racismo e identidad, Op. Cit, p°14. Dominique Schnapper, Op. Cit.
[31] Estamos aquí en desacuerdo con las conclusiones de O. Gall quien sólo reconoce como propio del racismo moderno su aspecto biológico o sea su vínculo con el discurso científico que se desarrolló en la segunda mitad del siglo XIX. De allí esta autora saca la conclusión que la diferenciación entre racismo moderno y racismo heredado de la colonia no se justifica. Olivia Gall, Op. Cit.
[32] Para medir la importancia del impacto de las políticas de colonización sobre la antigua segregación campo-ciudad, es necesario tomar en cuenta los esfuerzos realizados por los gobiernos sucesivos a partir de los años 1850 para conocer el territorio. Los estados como la federación desconocían la hidrografía, la calidad de las tierras y hasta la superficie de tierras que eran de su propiedad (baldíos), así que la colonización tuvo que estar precedida siempre de equipos de ingenieros que fueron a deslindar y redactar informes sobre las tierras que se proponía entregar a los colonos. Aunque la historiografía de la revolución ha insistido mucho sobre los abusos a que dieron lugar los deslindes bajo Porfirio Díaz, es importante rescatar que la federación había empezado esta política varios decenios antes, con menos recursos, demostrando que la segregación se caracterizaba ante todo por el desconocimiento del territorio.
[33] Mora en Actas constitucionales mexicanas (1821-1824). Citado por Alicia Castellanos Guerrero, “Para hacer una nación (...)”, Op. Cit. P°102.
[34] Este autor advierte sobre el abuso de “subordinar el prejuicio al cálculo y a la elección racional”. Op. Cit, p°120.
[35] Estamos desarrollando esta amplia investigación en el FRAMESPA y en el CERVL-CNRS, Francia.

Sobre otro enfoque que trata de la incorporación del campesinado a la nación ver el ya clásico libro de Florencia Mallon, Peasant and Nation. The Making of Post-colonial Mexico and Peru, Berkeley, Los Angeles, London, University of California Press, 1995.
[36] Por su lado, Susana Montero Sánchez propone un interesante estudio sobre la construcción de las identidades nacional-familiar-de género a partir de fuentes literarias, demostrando los vínculos entre los ámbitos públicos y privados en los discursos nacionalistas. Susana A. Montero Sánchez, La construcción simbólica de las identidades sociales. Un análisis a través de la literatura mexicana del siglo XIX, México, Plaza y Valdes Ed., UNAM, 2002.
[37] Pierre Charpenne, Mi viaje a México o el colono del Coatzacoalcos, México, CONACULTA, <1836>, 2000, p°155. Para un análisis de la obra de Charpenne, ver Evelyne Sanchez-Guillermo “Crear al hombre nuevo. Una visión crítica de los experimentos de europeización en Veracruz en el siglo XIX”, Dossier de L. Geler y E. Sanchez-Guillermo (coord.), “Las minorías latinoamericanas, actores de los procesos de identificación en los estados nacionales. Siglos XIX-XX”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Número 4, Paris, EHESS, feb del 2004, 14p. Revista en línea. http://nuevomundo.revues.org/document447.html. Sobre los prejuicios de los diplomáticos y economistas europeos en México ver: Evelyne Sanchez-Guillermo, “L’industrie mexicaine vue par les voyageurs européens des XVIIIème et XIXème siècles”, en M. Bertrand y L. Vidal (dir.), A la redécouverte des Amériques. Les voyageurs européens au siècle des indépendances, Université de Toulouse II, Presses Universitaires du Mirail, 2002, p°207-222
[38] Justo antes de este párrafo, Sierra escribía que el indígena “bebe cuando puede y cuanto puede”. Justo Sierra, “México social y político. Apuntes para un libro”, en Obras completas, Tomo IX “Ensayos y Textos elementales de Historia”, México, UNAM, 1991, p°127.
[39] Justo Sierra, Ibid, p°146.
[40] Ver los comentarios del viajero alemán Eduard Mühlenpfordt, llegado a México en 1827, citados en José Enrique Covarrubias, Visión extranjera de México, 1840-1867, México, UNAM, Insituto Mora, 1998, p°27.
[41] Carl Sartorius, México hacia 1850, México, CONACULTA, 1990, pp. 146 y 148.
[42] “¡Pobres criaturas! ¡Quién les reprocharía si se hubieran unido mejor con un mestizo, a cuyo lado tendrían una vida más descansada y tranquila!”. Carl Sartorius, Ibid., p°149.
[43] Bartolomé Bennassar insiste en que el mestizaje no fue sólo una imposición de los españoles a las indígenas, sino que también fue deseado por las aristocracias americanas. El autor da varios ejemplos de indígenas nobles que fueron ofrecidas a los conquistadores y sus tropas con el propósito de que sus hijos heredaran la valentía y las cualidades soldadescas de sus padres. La mujer aparece entonces como vector de transmisión de características estrictamente masculinas. Bartolomé Bennassar, Cortés. Le conquérant de l’impossible, Paris, Payot & Rivages, 2001. Debemos subrayar que esta situación no era debida a la situación colonial particular en que una población casi exclusivamente masculina llegaba al Nuevo Mundo. En efecto, encontramos los mismos prejuicios en el racismo contemporáneo como lo demuestra un estudio de la discriminación en la impartición de la justicia en Estados Unidos. Este enseña que se considera como más insoportable relaciones sexuales entre una blanca y un negro que entre un blanco y una negra que, aparte de una relación de dominación, también implican consecuencias diferenciadas en los hijos procreados. Texto resumido en Michel Wieviorka, Op. Cit., p°145, nota 32. Por su lado, F. Nuñez demuestra cómo, en un discurso ya muy cientifizado dentro de la corriente higienista, la protección y mejoramiento de la raza pasa por el control de la sexualidad. Fernanda Nuñez Becerra, “La degeneración de la raza a finales del siglo XIX. Un fantasma ‘científico’ recorre el mundo”, J. J. Gómez Izquierdo, Op. Cit., pp. 67-88.
[44] Guillermo Bonfil, “Sobre la ideología del mestizaje”, Ojarasca, n°38-39, nov-dic 1994.
[45] Francisco Zarco, Historia del Congreso Constituyente, El Colegio de México, México, <1857-1861> 1956, p°603.
[46] “La mujer indígena que se arrodilla ante el altar de María de Guadalupe, su madre, india como ella, y le cuenta sus penas y sus esperanzas en un diálogo, en mexicano u otomí, que tiene por respuesta perenne la dulce mirada de la imagen, resume toda la teología de la raza indígena”. Justo Sierra, Evolución política del pueblo mexicano, México, CONACULTA, <1900-1902> 1993, p°98.
[47] La explicación que se suele presentar al respecto se puede resumir como sigue. El mestizaje entre europeos e indígenas es positivo, y la mestizofilia mexicana sólo se refiere a esta mezcla como forma de mejorar a la población. En cambio, el mestizaje potencial entre indígenas y asiáticos o con africanos se percibe como peligro porque provocaría la degeneración de la raza. Parece haber en esta explicación una lógica interna - la raza mejora o empeora según con quien se mezcla - pero no es totalmente satisfactoria. ¿Cómo explicar por ejemplo que si unos cuantos europeos pueden mejorar a los millones de indígenas, éstos últimos no pueden mejorar a los pocos asiáticos y africanos en México? ¿Cómo explicar que un gran mestizófilo como Justo Sierra se declaraba aterrado por la posibilidad de una mezcla con asiáticos y africanos, temor que no compartía Ortiz de Ayala medio siglo antes? Aquí, la diferenciación por género da un importante elemento de respuesta: los inmigrantes eran en todos los casos hombres que iban a transmitir sus características a las mujeres indígenas sin que ellas pudieran alterar el resultado del producto. Por lo mismo, el racismo mexicano no era tan cerrado a una versión pesimista como se ha planteado en la historiografía.
[48] Trabajamos en el ejemplar publicado en 1884 que la Biblioteca Nacional de Francia ofrece integralmente digitalizado en su catálogo Gallica en su sitio Internet: www.bnf.fr
[49] « Voilà donc, à dater précisément du jour où la conquête est accomplie et où la fusion commence, une modification sensible dans la constitution du sang des maîtres. Si la nouveauté devait s’arrêter là, on se trouverait, au bout d’un laps de temps d’autant plus considérable que les nations superposées auraient été originairement plus nombreuses, avoir en face une race nouvelle, moins puissante, à coup sûr, que le meilleur de ses ancêtres, forte encore cependant, et faisant preuve de qualités spéciales résultant du mélange même, et inconnues aux deux familles génératrices. Mais il n’en va pas ainsi d’ordinaire, et l’alliage n’est pas longtemps borné à la double race nationale seulement ». Subrayado por nosotros. Le Comte de Gobineau, Essai sur l’inégalité des races humaines, Paris, Librairie de Firmin Didot et Cie, 1884, Tomo 1, p°30. Más lejos, el mismo autor añadía : « les croisements n’amènent pas seulement la fusion de deux variétés. Ils déterminent la création de caractères nouveaux, qui deviennent dès lors le côté le plus important pas lequel on puisse envisager un sous-genre. ( …) le développement de cette originalité nouvelle ne peut être complet sans cette condition que la fusion des types générateurs sera préalablement parfaite, sans quoi la raca tertiaire ne pourrait passer pour véritablement fondée ». Ibid, p°152.
[50] Ver por ejemplo el comentario de Justo Sierra sobre un artículo publicado sobre este tema en los Anales del Museo Nacional. La Libertad, México, 12 de diciembre 1878. Publicado en Justo Sierra, Obras completas, Tomo IX, Op. Cit., p°90.
[51] Servando Teresa de Mier, Cartas de un americano, 1811-1812, México, SEP, 1987, pp. 112-113.
[52] Justo Sierra, México social y político. Op. Cit., p°127.
[53] Ver los debates sobre la libertad de cultos en Francisco Zarco, Historia del Congreso Constituyente. Op. Cit. Francisco Bulnes formuló la crítica más violenta en contra de los españoles, y en total oposición con su teoría de la superioridad de la raza del trigo, en El porvenir de las naciones latinoamericanas ante las recientes conquistas de Europa y Norteamérica (estructura y evolución de un continente), México, Sociedad de Artistas y Escritores, <1899>, sf. Gobineau, Op. Cit, p°36.
[54]Ibid, p°44.
[55] Ibid, p°47.
[56] Ibid, pp.48-50.
[57] Ibid, pp. 52-53.
[58] Ibid, p°62.
[59] Ibid, p°74.
[60] Ibid, p°55.
[61] Ibid, p°60.